revistaohlala.com

TinkerBell visitó el Baf

 
 

Subo el ascensor de mi casa vencida del cansancio y mis vecinas que me acompañan en el cubículo (seis y cuatro años) me dicen que estoy igual a Tinkerbell. Halago, sonrisa bien grande y a la cama pensando qué bueno sería tener una varita mágica y polvo para poder volar.

Mi conjunto Campanita se trataba de una falda de tul con ferrería dorada de Las Pepas (la misma que usé para vestirme de sirena http://www.revistaohlala.com/1548909#comentar ) que combiné con una remera manga larga de micro tul con flores bordadas en hilo y cuello con aplique de perlas de Basement de esta temporada, campera de jean bien ajustada de Uma, slipers con glitter de Paruolo y maxi cinturón de gamuza color mostaza vintage.

Este fué el look que elegí para ayer, una jornada larga e intense de Baf. Llegamos temprano para recorrer todos los showrooms y elegir mis preferidos que ya verán en la sección Moda de la web.

Por otro lado, en cuanto a los desfiles y la pasarela, les preparé junto a Cecilia Romano que sacó la mayoría de las fotos, un paneo general de lo que se vio ayer en el predio de La Rural.

Performance de Jazmin Chebar por Citi Women: la idea fue mostrar los looks más fuertes de la nueva colección presentados en maniquíes y custodiados por la gran pantera negra con collar de tachas que daría cualquier cosa por traerla al living de mi casa al costado de la chimenea. La colección de Jazmín es demasiado viva, con detalles y guiños ideales. Logra darle clase y sofisticación al mix de color que es un gran desafío.

Visentini: fue el primer show que me tocó ver desde el backstage. Me alegra que talentos jóvenes como ella puedan llegar a un público más amplio gracias a este tipo de eventos. Su trabajo es de un estilo personal entre lo vintage, las muñecas de porcelana y Margot resplandeciente en los Excéntricos Tenembaum.

La paleta de color es exquisita para este invierno y los abrigos que hacen juego con las faldas muy particulares para resignificar el clásico traje tweed.

Muaa por Pablo Ramirez: sólo puedo decir que si fuera teen no me darían las patas para saquear la tienda. La oportunidad de "democratizar el estilo Ramirez y llevarlo a las adolecentes", de transportar su obra a algo masivo y de alguna manera descender en el target de edad y talles a los que está acostumbrado a trabajar. Sin dudas el trabajo que realizó la marca y el ojo afilado para convocar a tal genio que de alguna manera encajaba perfecto con el segmento, dejó a todos con una sonrisa marcada y ganas de aplaudir bien fuerte (hasta hubo gente que se paró al final).

Sin dudas logró su objetivo que, como me dijo ayer, era "recuperar la elegancia y femineidad en las adolecentes", también desafió al lema blanco y negro con una paleta Pantone copada. Clap Clap Clap.

Mariana Dappiano , tal cual me lo describió mi amiga Frescor, las estampas de esta colección son un abanico de opciones psicodélicas y orgánicas, prendas bien amplias y colores marinos.

Prüne : Fue el último de los desfiles que vi y, como bien twitteó Moda Hypeada, "hacía falta mucho mármol para apagar tanto fuego". Soy fiel a la trayectoria de Prüne pero esta colección me gustó más que las anteriores; excede lo clásico y en el desarrollo de las líneas hay mucha tendencia mezclando materiales, proponiendo mix de colores y jugándose con las uniones de materialidad, como paño y cuero en tapados. Gusté mucho también del look de las modelos, de la simpleza del maquillaje y los pelos sueltos; quise ser una chica Prüne ayer.

¡Espero que este recorrido las entretenga un rato!

¡Aquí Tinkerbell trabajando para usted!

Las quiere,

Lulu

(Lindas todas las lectoras que conocí ayer, sigámonos encontrando que me encanta conocerlas chicas)

Compartilo
 
 
Notas más leídas
Revista Ohlala