revistaohlala.com

No molestar

 
 

Ayer estuve un largo rato hablando por teléfono con Maga. Estaba preocupada porque está por empezar un trabajo en el que se va a cruzar a su ex prácticamente todos los días. Ella está bien, muy tranquila y segura de que separarse fue lo mejor, pero aún así le cuesta imaginarse cómo será esa situación. Eso fue lo que nos hizo pensar algo ninguna de las dos estaba teniendo muy en cuenta: Estamos bien. Solas. Así. Sin pareja y sin ganas de salir con nadie. Esto no es autoconvencimiento, lo digo en serio. Estar en pareja está buenísimo, pero estar conforme con la soltería no tiene precio.

Cuando estaba con Pato y con mi ex ex novio, siempre pensaba en que ese era el mejor estado en el que podía estar. Me encantaba estar de novia y tener a alguien con quien compartir mi vida. Después ambas relaciones empezaron a hacer agua y decidí(mos) cortarlas para no seguir lastimándonos. Me mudé sola mientras estaba de novia con Pato y pensé que la separación iba a ser difícil por miedo a sentirme sola en mi casa. Hoy, a más de dos meses de esa situación, me doy cuenta de que mis predicciones fallaron completamente. Nunca me sentí tan cómoda y a gusto en mi casa. Recibo amigos (okey, no una fiesta para cincuenta personas) y la paso bien sola.

En las dos relaciones que tuve siempre sentí que me entregué demasiado, metafóricamente hablando. Abrí mi mundo, mis costumbres, mis gustos y mis salidas a otra persona y eso me jugó en contra cuando me separé. Además, en pareja dejé de hacer muchas cosas que me gustaban o de salir seguido con amigos y me alejé un poco del mundo. Sé que esto es enteramente mi culpa y que técnicamente podría haber hecho las mismas cosas soltera que de novia, pero así me salió. Este último fin de semana en Mar del Plata jamás lo hubiese llevado a cabo estando de novia. Y eso no está bien.

Ahora estoy en una situación ideal. Nunca me imaginé que iba a ser así. Estoy sola, con mis tiempos, mis salidas, todo mío. Repito como un mantra: "yo yo yo yo yo". No quiero que nadie moleste o interrumpa este momento en el que me la paso hablando y saliendo con amigos. Si bien no estoy cerrada a ninguna propuesta, me da mucha fiaca pensar en abrirme de vuelta a otra persona, al menos por ahora. Además, sé que la experiencia me va a servir para no volverme a entregar así y no dejar de lado todo lo que construí estando sola. El otro día leí una nota que salió en Ohlalá sobre este tema y me sentí muy identificada. Ahora trabajo hasta la hora que quiero, me pongo linda para mí y hago planes sin tener en cuenta los horarios de otro. Me siento tan conforme que incluso empecé a escribir para mí de nuevo, algo que hacía mucho antes y en secreto. Por el momento mis escritos siguen siendo material clasificado, pero quizá en algún momento se los muestre a ustedes.

Por primera vez en mucho tiempo siento que me soy suficiente. Hay una cuestión física que es innegable (ejem, en mi barrio a eso se le dice "calentura") pero por ahora no me pasa ni me siento como quien diría, desesperada. Estoy bien, conforme y mirando hacia delante. 2013 va a ser un gran año, o al menos así lo veo hoy.

Volvieron los sweaters. A pesar de mis alergias, me gusta este semi otoño.

Que sigan bien la semana.

Tina
tinavivesola@gmail.com
Hoy les dejo "Tun tun", un video del último disco de Michael Mike, una banda argentina que me gusta mucho. Mi parte preferida es cuando dice "Sobreviví, quiero pasar entero este verano".

Compartilo
 
 
Notas más leídas
Revista Ohlala