Todos los días OHLALÁ! en tu mail
 
 
revistaohlala.com

Arrancó con todo este BafWeek

 
 

Simultanear según la Rae: realizar en el mismo espacio de tiempo dos operaciones o propósitos.

Sería una gran definición para mi persona, soy virtual y real, visto, entrevisto, corro, cargo, capturo imagen, me auto capturo, intento escribir, anoto y coordino. Parece sencillo e irónico a la vez pero confieso que me cuesta elegir que ponerme para cumplir con todo esto y no ser más ni menos, ser justamente yo aquí y ahora todos los días esta semana en donde los ojos tienen que estar bien abiertos, las piernas ágiles, la computadora prendida hasta altas horas de la noche y la batería de la cámara con la carga a full.

Aprendí que más allá del dress code y las ganas de estrenar todo lo nuevo, necesito sentirme cómoda . Es por esto que a pesar de improvisar siempre priorizo la practicidad. Así fue que elegí mi jean Oxford de batalla de Maria Cher, una blusa de seda con lentejuelas cosidas en vertical de Vitamina, un saco de lino con estampado de animal print al tono, de Clara Ibarguren, un collar de corazón de Forever Jewels y guillerminas bien altas de pana brillante de Magma (Punta del Este).

"Decía de blanco y negro en la tarjeta" me dijo Maite. El problema fue que nunca la leí!

Cuestión que ayer sucedió el segundo desfile de la jornada BafWeek con el mismísimo Willy Wonka de la fábrica de zapatos, el señor Ricky Sarkany que junto a su hija (que valga la redundancia sigue sus pasos) Sofía.

La cita: el Faena Art Center

La puesta: una gran proyección en las ventanas que mostraba imágenes de glaciares que se entremezclaban con diamantes dando una gran sensación frost y también una serie de caminatas y primeros planos de los personajes en body paint full black solo vestidas con zapatos de la línea de Sofía. Gran escenario para dar lugar a "el show".

La primera fila: copada de actrices y celebridades locales en su máxima expresión todas vistiendo el dress code al pie de la letra con sus mejores calzados, la mayoría de Ricky.

Las pasadas: en grupos de tres, cuatro o cinco, con un paso firme y acorde presentaron todas y cada una de las líneas monocromáticas con detalles de colores y manchas de la nueva colección de la marca.

No faltaron las tachas, las mega plataformas y las cañas bien altas en las botas.

El desnivel lo llevaban ellas, las modelos que arriba de un Sarkany parecían grandes monumentos.

Entretenido y despampanante, no podía ser menos.

Aquí con ustedes un recorrido desde La Lulu Cámara, lo que fue la segunda apertura BafWeek .

Vamos por más!

Recuerden saludar si nos vemos, ¡ya les dije varias veces que me encanta conocerlas! ¿Las veo hoy?

Abrazo

Lulu

Compartilo
 
 
Notas más leídas
Revista Ohlala