Todos los días OHLALÁ! en tu mail
 
 
revistaohlala.com

Encontrándole la vuelta

 
 

Estoy haciendo el famoso curso (de respiración), y en términos generales me está haciendo bien. Hay accesorios, adornos que no me terminan de cerrar, pero prefiero "colar" la experiencia cual arena y quedarme sólo con aquello que me funciona, que vale la pena.

El corazón del curso está en las técnicas de respiración y por lo menos en mi caso, el sólo hecho de estar pasando por ellas, poniéndoles el cuerpo (y vivenciando un sinfín de sensaciones, emociones y recuerdos)... eso solo justifica todo el periplo.

Confieso que hay días en los que la logística se me complica (de hecho, no sé a ciencia cierta si podré concurrir el último encuentro); es una época compleja en sí misma. Se me junta inicio de clases, cierre e inicio de mis talleres cuatrimestrales (¡todavía abiertos!) y acaso el tramo más vertiginoso de la tormenta que hace tiempo vengo piloteando.

(suspiro)

Así y todo, estoy sorpresivamente serena... ¿Será por "culpa" del curso?

Y hablando de Roma, les confío una vivencia de ayer domingo: durante el ejercicio más intenso se me vino una imagen-recuerdo de una situación bisagra de mi vida, que fue el nacimiento de mi primera hija. Que nació con un kilo y medio y apenas 7 meses. Y por segundos sentí que el presente se trataba de una época espejo o pariente, prima hermana de aquel momento. Y que yo tenía, tengo que volver a pelar la potencia de fiera que tuve/fui entonces.

Para los que no saben o no recuerdan: China transitó un mes internada en la Neo (¡podrían haber sido 2! ¡Ésa era la expectativa de los médicos!) y como yo me sentía más preparada que nadie para sobrellevar el baile (¿quién sino?) en muchas ocasiones elegí quedarme sola. Entre otras cosas, recuerdo haberle pedido a mi mamá que viniera poco al hospital a visitarnos; y sólo yo recibía y procesaba el parte médico. Quería hacerme cargo de la mayor parte. Y pude. Y sé que ahora voy a poder de nuevo. No sé bien cómo demonios voy a hacer, pero tengo la certeza de que tengo los recursos para encontrarle la vuelta... y esto último es lo mínimo que se merecen mis nenas.

Y ustedes, ¿cómo se están sintiendo? ¿Cómo vivieron estos últimos días? ¿Alguna situación significativa que hayan vivido, que por algún motivo les haya quedado dando vueltas?

 
Vuelta primera. 
 
Vuelta segunda. 
 
Vuelta tercera. 

 
Encontrándole la vuelta. 


PD: Las que tengan FB y quieran sumarme como amiga, me encuentran en Ine Sainz

Interesado/as en el seminario de marzo y talleres cuatrimestrales, pueden entrar a: Ablandar la mano

PD 2: ¡¡¡En breve se viene video!!!

Compartilo
 
 
Notas más leídas
Revista Ohlala