Todos los días OHLALÁ! en tu mail
 
 
revistaohlala.com

La armonía del cian con amarillo

 
 

Confesión de martes real: Tuve que explicarle anoche a mamá (se enteró hace poco que en mi blog se podían dejar comentarios) que calificar a su pollera de "horripilante" no era tan grave; que había cosas peores como "tener patas de albañil" (algo que me dejaron escrito hace tiempo y se me quedó grabado porque no logro descifrar las patas de albañil y mi parecido con ellas; los que conozco con seguridad siempre llevan pantalones largos. Ahora las miro más detenidamente).

Entiendo que el cuasi look Ingalls no haya sido de lo más convencional pero, como digo siempre, aquí estoy para seguir probando. No vengo a dar cátedra del buen vestir, no sé lo que es bueno o malo; definitivamente no. De hecho no me gusta calificar las cosas de esa manera. Simplemente les traigo propuestas, les muestro cómo combino y sobre todo des combino mi guardarropas, le sumo contexto, presentaciones, desfiles, viajecitos y un poco de diversión, sonrisa, alegría y humor. Estas tres últimas cosas no quiero dejar de trasmitirlas nunca, más allá de las tendencias. Me gusta que así sea, me siento cómoda.

En fin, en este look también me río de Janeiro por culpa de mi amiga Mel que me dijo explícitamente que si ella me sacaba las fotos, yo debía hacer lo que ella me dijera, que se traduce a "payasadas en la hamaca Paraguaya" y aquí estoy otra vez. Aclaro que estas fotos son del sábado, que fue un día divino y usé este conjunto para ir al cumpleaños de mi abuela.

Saben que más allá de la foto chueca de portada, pueden incursionar en los detalles del look en las demás imágenes.

Llevo otra falda, esta vez larga hasta los tobillos, de una tela de algodón bien liviana y fresca estampada con búlgaros y elástico en la cintura de Cibeles, una blusa rectangular con recorte en la espada y botones de Estancias Chiripá, cinturón bien ancho amarillo mostaza vintage , corpiño de estreno azul profundo armado y con encaje de la línea de Gisele Bundchen para Hope (joyita), zapatos con talón descubierto de la ultima liquidación de Clona y accesorios varios (pulsera con dijes de corazón de Katushka, anillo de gatito de Forever Jewels y mi amuleto de fotos en forma de corazón que volvió al ruedo).

¿Alguien sabe por qué a estas hamacas se las llama Paraguayas? Me dijeron que en realidad se inventaron en México y también se pueden llamar Chinchorro, lo cual me gusta más y suena súper.

Que tengan un gran Viernes..¡digo Martes!

Abrazo gigante desde mi Chinchorro rayado traído exclusivamente de mi viaje escolar al norte allá por 2004.

¡Las quiere!

Lulu

Compartilo
 
 
Notas más leídas
Revista Ohlala