Todos los días OHLALÁ! en tu mail
 
 
revistaohlala.com

No es Disney

 
 
 
Esta son las princesas de los cuentos pero hechas en casa. No sé de dónde saqué la foto pero me pareció muy graciosa. 


En el post del miércoles leí varios comentarios sobre mi diálogo con mi hermana Paula. Quizás se malinterpretó: lo que yo le quise decir fue que cuando vivís sola (y cuando no también, ¿por qué no?) no está bueno depender de nadie para hacer las cosas que una quiere hacer. Hace unos años, si yo no tenía quién me acompañe al cine (amigas, novio, familia, etc) no iba. Ahora mi situación es otra. De a poco, como contaba el miércoles, estoy empezando a disfrutar de varias salidas yo sola. No es una cuestión de género, probablemente a los hombres les pase algo parecido. No veo a muchos chicos solos en el cine.

A raíz de un comentario de stellita_gimenez me surgió la idea del post de hoy. Ella contó que le está cuidando la casa a la hermana y está probando de qué se trata esto de vivir sola. Le comenté que justo Rocío, una amiga de la secundaria, está en su misma situación desde hace dos semanas.

La hermana de Ro se fue a la costa por un mes con sus hijos y la dejó a ella al mando de su departamento. Ro todavía no puede irse a vivir sola. Estudia diseño gráfico y trabaja de eso pero está muy focalizada en terminar su carrera este año, así que el sueldo no le alcanzaría para cubrir todos los gastos.

Salí a tomar algo con ella hace dos semanas, cuando recién había pasado la primera noche sola en lo de su hermana. Estaba como en un parque de diversiones. Después de 24 años de dormir con sus padres, estar sola le pareció el paraíso.

Me acuerdo que a los tres días de esa salida me escribió por whatsapp que se le cortó la luz y que se estaba yendo a dormir a su casa.

- "Soy un fracaso. ", me dijo.

- "No seas tonta, si se me corta la luz yo también me iría a dormir a otro lado", le contesté. Y es cierto. Tampoco hay que intentar ser autosuficiente en todo. Si tengo un lugar donde puedo pasar la noche sin tener que bañarme con velas, ¿por qué quedarme en mi departamento sola y a oscuras? ¿Para demostrar que me la banco? Innecesario.

Volví a hablar con ella el lunes y me contó que estaba un poco intranquila. Si bien disfruta de estas minivacaciones de su familia, se dio cuenta de que tenía muy idealizado esto de vivir sin nadie. Yo la bajé un poco a la realidad: vivir sola está buenísimo, sí, pero tampoco es tan emocionante como la gente cree. No es Disney. Hay que lavar platos, limpiar, poner el lavarropas, colgar la ropa y un montón de actividades más. Cuesta acostumbrarse a muchas cosas nuevas. Al principio yo gastaba más plata en las compras, hasta que empecé a calcular mejor las cantidades que consumo y a no comprar de más.

Le dije a Rocío que vivir sola es divertido pero que hay que acostumbrarse, y que para encontrarle la vuelta hace falta práctica. No pasa de la noche a la mañana. Acá muchas veces conté que las noches noches durante los primeros meses las pasaba en la computadora chateando con gente. Ahora no lo necesito tanto. Leo, estudio, veo series, películas, cocino, pongo música y lo disfruto.

¿Hay más que estén cuidándole la casa a familiares y que estén probando vivir solas? Cuenten cómo la están pasando y qué cosas nuevas aprendieron.

Hasta el lunes.

Tina
tinavivesola@gmail.com

Compartilo
 
 
Notas más leídas
Revista Ohlala