Todos los días OHLALÁ! en tu mail
 
 
revistaohlala.com

Las sombras y sus colores

 
 

Vamos a hablar sobre las sombras y los colores que nos convienen a cada una. No es tanto misterio como todas creen, es sólo una cuestión de círculo cromático.

Si tenés ojos verdes: primero, sos una dichosa, segundo usá colores rojizos, bordó. Si no te animás a ponerte esos colores en los ojos, entonces hacete un lindo delineado, ponete una sombra color champagne y pintate los labios de rojo. Va a contrastar y van a vibrar espectacularmente. Acá les dejo una foto de Kirsten Stewart. Muy astutamente usó un vestido también rojo.

 


Si tenés ojos azules: usar colores naranjas, cobres. Podés usar sombras cobrizas, brillantes, satinadas. Recuerden que el cobre es muy anaranjado. Siempre suele confundirse el dorado oscuro con el cobre. Son parecidos, pero en este caso la gran diferencia va a ser que tienda al naranja, que sea un cobre real. Como el metal. Acá les dejo una foto comparativa para que noten la diferencia.

 


SI tenés ojos marrones oscuros o negros: definirlos con colores oscuros va a hacer que se vean más claros y brillantes siempre. Marrón oscuro o negro, como Jennifer López:

 


Si tenés ojos miel, medio amarillentos: los violetas son los que más van a resaltar. Pero la verdad es que no todas las sombras violetas son muy lindas y hay que usarlas con cuidado. Siempre antes, procurá delinearte el ojo, definir bien las pestañas y taparte perfectamente bien las ojeras. Acá les muestro a Natalie Portman, que la caché varias veces con vestidos violetas. Ninguna boba esta Natalie, eh...

 

 


Las sombras de colores no son fáciles de usar. Si no sabés manejar bien una sombra, siempre es mejor que uses en tonos doraditos suaves. Siempre, pero siempre quedan bien, iluminan y enmarcan el ojo si las acompañás con una buena máscara.

El tema de las sombras de colores es que si te las ponés muy livianitas quedan de un color raro, se transparenta la piel y no termina de quedar definido. Entonces se ve como una nubecita de un color medio tímido que no ayuda a ningún tipo de ojo. Para que la sombra ayude a tu ojo tiene que estar puesta con su color puro, en su totalidad. Nunca dejarla como raspadita, medio transparentona, (se entendió esa parte?) Van a ver que un buen maquillador nunca deja una sombra azul tímidamente. La pone. Por eso nunca recomiendo sombras de colores para el día. Llaman más la atención que tu propio ojo por más que sea el color complementario.

Es clave definir mucho el ojo antes de ponerse una sombra de un color fuerte. Y la otra premisa inquebrantable es: SI TE MARCÁS MUCHO EL OJO, NO MARQUES MUCHO LA BOCA. Hay casos en los que se puede hacer pero tiene que ir acompañado de la mano de un muy buen maquillador que sepa mucho sobre colores.

NO me está quedando nada gracioso este post porque me puse muy seria, verán que éste tema es muy delicado. No es joda tratar con colores. Sé que todas las marcas largan tendencias de color por temporada. Hay algo de eso. Pero también hay que pensar que los colores de la temporada los usan los maquilladores en los desfiles. Y todas sabemos que los desfiles no son la vida real, partiendo de la base que las modelos miden un metro 99 y son increíblemente flacas, diosas y están haciendo un show.

Bueno, viejo, espero que se haya entendido. No a las sombras colorinches durante el día, no a las sombras colorinches sin definir el ojo, no a las sombras colorinches con labios fuertes.

Re negativa era la mina. Besos a todas y perdón por el atraso!!

Compartilo
 
 
Notas más leídas
Revista Ohlala