revistaohlala.com

Emprendedoras eco: recicladoras

A partir de materiales de descarte y de cosas en desuso, ellas desarrollan diseño. A lo ya existente le dan otra funcionalidad. Así, cuidan el planeta y generan su propio trabajo. ¡Un negocio redondo! Por María Eugenia Maurello. Fotos de Mariana Roveda.Producción de Francisca Oyhanarte.

 
 
Por María Eugenia Maurello

Greca

 
Rocío González hace accesorios a partir de botones, mientras que Antonela Dada, muebles con tubos de cartón.  Foto: Mariana Roveda


Nombre: Rocío González.
Edad: 28 años.
Formación: arquitecta (UBA).
Qué hace: objetos y accesorios a partir del descarte de botones.

¿Cómo empezó? Primero, hizo pulseras de resina. Aprendió a usar el material en el taller de la artista plástica Nicola Costantino. Después, conoció a Lucas, que fue su socio hasta 2011. Él la llevó a una fábrica de botones. Ahí aprendió las distintas fases del proceso productivo y absorvió el gran caudal de descarte. Es que en ese lugar le dieron la resina que tiraban y los botones, pero por sobre todo, le transmitieron la experiencia. Al tiempo, arrancó la gestación de productos que hoy vende en Greca: animales, juguetes, bandejas, relojes y pulseras. Al día de hoy, la firma se comercializa en alrededor de treinta puntos en todo el país, y en otras plazas como Alemania y Japón, además del MoMA de San Francisco. "Hablamos siempre de la historia que hay detrás del producto, nos basamos en eso, y el año pasado certificamos como empresa 'B' ('B Corporation'), que viene de benefit ('beneficio'). Todas las empresas tienen que dar la máxima rentabilidad posible", explica. Es que "la sustentabilidad no es sólo lo social, sino que también refiere a cómo trabajás con los trabajadores, si les das el trabajo justo; tiene que ver también con una política de precios, si separás los residuos en la fábrica, todo", dice.
¿Por qué lo hace? "Cuando arrancamos, lo hicimos por sentido común; vimos el material increíble que se iba a la basura y lo quisimos aprovechar", explica. Después, lograron que dejase de ser y parecer basura para "convertirlo en algo feliz y de diseño".
Más info:www.grecaweb.com.ar

Pomada

Nombre: Antonela Dada.
Edad: 28 años.
Formación: diseñadora industrial (UBA).
Qué hace: muebles a partir de tubos de cartón.

¿Cómo empezó? Del acopio surgió la idea. Es que Antonela y Bruno, su socio en Pomada -y su pareja-, comenzaron acumulando tubos, a los que les sumaron los conocimientos y las herramientas que usaban para los trabajos de la facultad, además de la intención de desarrollar sus propios productos. Primero, diseñaron mobiliario para niños y para adultos, y también juguetes. Finalmente, se decidieron por los muebles, porque "son los que hacen más evidente el descarte", dice Antonela. La primera presentación fue en 2009, en un festival sustentable en el Jardín Botánico. Así arrancaron con el emprendimiento. Hoy, fabrican sillones, reposeras, mesas y uno de los artículos emblema de la marca: los "chupitos" (pufs hechos con material de descarte). "Nosotros no somos una fábrica de tapitas, no vamos a hacer un mismo producto en el tiempo, la idea es ir cambiando constantemente y poder optimizar los procesos", agrega. ¿Qué proyectan? Para este año, mudarse a un taller propio y poder generar un polo productivo, entre las empresas -y sus desechos- y las universidades; fomentar grupos multidisciplinarios de trabajo que puedan vincularse con los materiales, que investiguen y después puedan generar productos que sean para las mismas empresas; "buscarle soluciones a la realidad social empresarial", dice.
¿Por qué lo hace? "Porque es la única forma que concebimos para diseñar". Además, para Antonela, sus productos "tienen un rol social; cargan un mensaje ambiental: que un desecho pasa a ser un objeto útil, y así se reduce el impacto".
Más info:www.pomadaweb.com.ar

Crotos

 
Florencia Dacal hace cuadernos con papel reutilizado, mientras que India Meza personaliza prendas usadas.  Foto: Mariana Roveda

Nombre: Florencia Dacal.
Edad: 28.
Formación: estudió Diseño Textil.
Qué hace: cuadernos con papel reutilizado.

¿Cómo empezó? Desde siempre trabajó en el reuso. Ya lo hacía con su propia ropa en su Arrecifes natal, y cuando se vino a vivir a Buenos Aires y vio la cantidad de papeles que había tirados en la calle y la otra cantidad que le pasaban por debajo de la puerta, sintió que tenía que hacer algo para reutilizarlos. Ese fue el puntapié inicial para que creara la línea de anotadores que después devino en Crotos. Hoy, diseña cuadernos con papeles de oficina ("burocráticos"), con las tarjetas de viaje del subte y también con panfletos y flyers de promociones. "La cuestión es sacarlo del contexto y hacerlo útil", dice Florencia. En definitiva, ella recupera -con un valor agregado- un hábito bien extendido entre los habitantes de las grandes urbes: guardar papel usado para escribir del lado opuesto, a modo de borrador. "Es algo que todo el mundo hace, pero yo le busqué la estética y la identidad en cuanto al mensaje". A eso apuesta: a que aquel que posea el cuaderno resignifique el mensaje ya impreso en las hojas. "La idea es transmitir: 'esto es útil', se puede reusar y ver el otro lado del papel, hacer un cambio de punto de vista", reflexiona. ¿Qué es lo próximo? Está haciendo piezas de origami con papel que descartan artistas e ilustradores. Además, dicta un taller de reinvención de prendas junto con Javier Arroyuelo, referente -ineludible- en el estudio de la moda y las tendencias.
¿Por qué lo hace? "Porque siento la responsabilidad como productora, fabricante e inventora de crear objetos que funcionen en convivencia con el mundo", dice.
Más info:www.crotos.daportfolio.com

Ponele Onda

Nombre: India Meza.
Edad: 26 años.
Formación: productora de moda.
Qué hace: personaliza prendas usadas.

¿Cómo empezó? "Que estés increíble con lo que ya está en tu placard", dice India, y en esa línea está la síntesis de esta iniciativa. De lo usado y que está -valga la paradoja- en desuso, lograr una prenda de vanguardia: esa es la propuesta de Ponele Onda desde el 18 de agosto de 2012. Es que ese día, ella y dos amigas (Cora Pérez Fernández y Romina Cristaldo) se convirtieron en socias. Fue así: Romi apareció con un chaleco de jean que ella misma había "tuneado" (pintura, tachas y otros artilugios que lo hacían único), después India subió a su blog fotos "de referencia" de unos pantalones "personalizados" e invitó a las lectoras a solicitar "jeans a pedido". Se impuso la necesidad de elegir un nombre, y le hicieron un logo. La iniciativa estalló en las redes sociales. En pocas horas, tuvieron quinientos likes en Facebook que se cristalizaron en decenas de clientas que se acercaron para modificar esa ropa que ya no usan y que quieren recuperar. Tal fue el impacto que hasta la productora de Marcelo Tinelli acudió a ellas para reformar las camisas que usa el conductor. "Hacemos prendas personalizadas, no customizamos", explica India. Las interesadas les llevan la indumentaria un miércoles, y al miércoles siguiente ya está reformada y convertida en piezas únicas. "Cualquier ropa es un lienzo; le podemos hacer lo que quieran", dice India.
¿Por qué lo hace? "Si bien sabemos que donar ropa puede salvar a muchas personas, también creemos que reciclar nuestras propias prendas hace que no seamos adictas al consumo; una manera de ayudar al planeta y a su economía", explica.
Más info:www.facebook.com/veniponeleonda

Compartilo
 
 
Notas más leídas
Revista Ohlala