Todos los días OHLALÁ! en tu mail
 
 
revistaohlala.com

¡Fuerza, Susana!

 
 

Ayer no reaccioné a tiempo. No siempre puedo. Estaba en piloto automático porque a la noche tenía la primera muestra de mi taller y temía no llegar con todo. A eso se le sumaba que hijas no tendrían jardín, o sea, que mi tiempo de trabajo sería más que acotado.

Miré los titulares de un diario en el camino y sin mirar ningún video ni leer ningún texto (ni entrar a las redes sociales), mandé el post. Y recién entonces, recién después de haber mandado el email, empecé a interiorizarme, a conectar con lo que había sucedido. Recién entonces, empecé a darle lugar a ese berenjenal de sentimientos que la mayoría transitó: empatía, indignación, bronca, perplejidad, desconcierto. Y también admiración por esa mujer, por sus ovarios, por su firmeza, por la fuerza y su amor de madre... porque frente a la peor de las crueldades, lejos de quebrarse, movió Cielo y Tierra. Y lo sigue haciendo.

Y no sólo por su hija, sino por todas. Poniéndose al hombro la lucha contra uno de los delitos más nefastos de los seres humanos.

Y sí, no puedo no solidarizarme. Y pedirle a Quien Cuernos Maneje los Hilos que le facilite el camino, para que, algún día, todas atrocidades sistemáticas sean por fin desmontadas, desarticuladas, juzgadas y Dios quiera, trascendidas.

"Que no te gane el escepticismo", me dije ayer. "Si esa mujer sigue adelante, lo mínimo, lo mínimo que una puede hacer desde su lugar (pequeño)... es darle más aliento".

¡Vamos, Susana!

PD: Ya saben que ya no publico post los días jueves, pero quise hacer una excepción por la delicadeza del tema. Mañana habrá post también, el del viernes. Y les dejo una canción preciosa de Rafael Amor que canta junto a Mercedes Sosa, que ayer escuché de fondo en un informe que hacían del caso: "Corazón libre". No dejen de escucharla, vale la pena.



Compartilo
 
 
Notas más leídas
Revista Ohlala