Todos los días OHLALÁ! en tu mail
 
 
revistaohlala.com

Bailar y bailar

 
 

¡Chicas! ¿Cómo andan? ¿Cómo van cerrando el 2012? La verdad es que para mí este año fue increíble. ¡Tuvo de todo! ¿Para ustedes? ¿Qué fue lo más lindo que les pasó en estos últimos meses?

Si me pongo a pensar, es difícil decidirme. Obviamente que la noche del 10 de noviembre fue EL MOMENTO del año y, seguramente, uno de los grandes hitos en mi vida. Pero viví todo con tanta alegría, con tanta intensidad, que desde cenas en mi casa hasta paseos con Martín, pasando por recorridos de organización con mi mamá o los mil y un departamentos que visitamos con mi papá, todo, absolutamente todo, hizo de este 2012 un año para envolver, ponerle un moño y guardar para siempre. ¡Qué lindo que haya quedado por escrito para poder leerlo dentro de un tiempo y revivir toda esta etapa de sincera felicidad!

Creo que, en general, nos resulta más fácil quejarnos cuando las cosas no andan bien que gritar a los cuatro vientos lo felices que somos cuando todo sale como planeamos. Es como si nos costara ser felices.

Siento que muchas veces potenciamos las cosas malas y vivimos envueltas en tragedias pero que cuando nos pasa algo bueno lo dejamos pasar como si nada.

Por eso, yo decidí vivir a fondo todas las alegrías, sorpresas y circunstancias de este 2012. Decidí disfrutar, reírme, compartir mi alegría. Estoy convencida de que la felicidad y la buena onda se contagia. Entonces, ¿qué mejor que celebrar las pequeñas cosas buenas que nos van pasando?

Un examen aprobado, un trabajo nuevo, una receta que nos salió riquísima, una beca otorgada, un hijo con puros sobresalientes o uno que con esfuerzo aprobó todo, un casamiento, una propuesta, una puesta de sol, un día de campo, una tarde con amigas, una declaración de amor (aunque no sea la típica), una invitación al cine, un pasaje, un baile.

Bailar y bailar la vida, caminarla de a saltitos, disfrutando cada instante. Creo que de eso se trata y fue precisamente eso lo que me propuse este año que está a punto de terminar, lo que me propongo también para los que vienen. Ser felices con lo que tenemos, encontrarnos con nuestra carencias y con nuestras virtudes, pararnos del lado de la balanza que da positivo e intentar ver el vaso siempre medio lleno . potenciar lo bueno que nos pasa, sea lo que sea.

La propuesta de hoy entonces: compartir las cosas buenas del año, sea lo que sea.

¡Beso grande a todas!

Mery Bridemerybride@gmail.com

P.D.: les dejo las fotos de los zapatos. De tanto bailar (no me los saqué hasta las 7.30 cuando llegué al hotel) miren cómo quedaron.

 

 

 


Compartilo
 
 
Notas más leídas
Revista Ohlala