Todos los días OHLALÁ! en tu mail
 
 
revistaohlala.com

Mis miedos

 
 

A la oscuridad. Sí... ríanse. No estoy orgullosa, pero ya no me da vergüenza. Esto me pasa desde que tengo memoria. Siempre dormí con una luz (bajo consumo, por supuesto) en el pasillo prendida. Me mudé sola y no dejé de hacerlo. Si estoy con alguien la oscuridad total no me molesta, pero sola me paraliza.

A que entre alguien a mi casa. Cierro con dos llaves y siempre miro para todos lados antes de entrar al edificio a la noche, pero el miedo está. Antes de mudarme, a mi familia y a mí nos asaltaron en la puerta de la casa. Fue horrible. Este miedo no me impide seguir con mi vida normal, pero está ahí. La escena de la ducha de Psycho, de Hitchcock, creo que nos marcó a varias. Es algo bastante lejano pero ver a la chica bañándose mientras un cuchillo se le acerca y ella pega ese famoso grito, creo que no fue nada placentero. De todas formas, esto no me preocupa demasiado. Igual, debo confesar que cuando me mudé, me compré una cortina transparente para evitar esa incertidumbre que me hace pensar que quizás haya alguien escondido atrás. De esto me puedo reír porque creo que es muy poco probable.

 


A estancarme profesionalmente y no poder encontrar eso que algunos llaman "el trabajo ideal". Ya sé que tal cosa no existe, pero en mi imaginario se dibuja algo que se acerca a lo perfecto y me aterra no llegar a conseguirlo. Todavía tengo mucho tiempo, ya sé, pero cada tanto me agarra esa inseguridad.

Los miedos no son conscientes, ni son racionales, ni los siento todo el tiempo. Tienen que ver con temas míos, con experiencias propias, con mi niñez y también con mi vida adulta. Algunos tienen que ver con cuestiones más concretas de espacio y tiempo y otros están relacionados con lo sentimental.

Este post no se trata de asustar a nadie, sino de expresar mis inseguridades para poder enfrentarlas. No me parece que tenga que dar lugar a burlas. Los miedos no son algo premeditado ni imposible de superar, simplemente son.

¿Se animan a contar los suyos? ¿Alguno se intensificó desde que viven solas?

La que no tiene miedo que lance la primera piedra.

Tina
tinavivesola@gmail.com

Cuando empecé lo aclaré: canto sola y en voz alta. Desde que vivo acá lo puedo hacer sin que nadie me calle y me ayuda a llenar los silencios. Poner música y cantar o tararear es altamente recomendable. Este tema es uno de los que más suenan en mi ducha, es muy arriba. Denle play, háganme caso.

Compartilo
 
 
Notas más leídas
Revista Ohlala