revistaohlala.com

Querido Pablo

 
 
 

Sos el hombre que duerme más cerca mío sin contar a los vecinos. Y el que me espera en la puerta con la escoba cada vez que llego de trabajar. Sé que si tengo un problema en mi casa te puedo llamar, pero siempre de 7 a 12 y de 17 a 21.

Sos el que pintó este departamento antes de mudarme y el que arregló todas esas pequeñeces que alguien-tenía-que-hacer.

A pesar de que ni se te cruza por la cabeza darme una mano y abrirme la puerta cuando vengo con la bolsa cargada del supermercado, yo te tengo cierto aprecio. Tenés mirada inocentona y tonada provinciana, me atrevería a decir que es tucumana. Tengo familia en Córdoba, Santa Fe y Catamarca. Me gustan las tonadas, me inspiran cierta empatía y confianza.

Sin ninguna razón aparente, abrís la ventana del palier de mi piso justo antes de que llueva . Yo, cuando veo que empiezan a caer las primeras gotas, me encargo de cerrarla y de secar el piso ya mojado. Ese espacio que no es de nadie, como una especie de Franja de Gaza entre el A y el B está bajo tu jurisdicción y vos decidís. Tu omnipresencia se respira en el edificio. Hacés y deshacés a tu criterio pero yo entiendo, quizás te dieron ganas de disfrutar un poco de la lluvia de verano, que refresca el clima caluroso.

Según me dijeron, estás en este edificio hace quince años. "No te metas con Pablo", se adelantó mi mamá antes de que me mude. Pablo, sos el Moyano de esta torre. Sé que defendés tus ideales pero me cuesta confiar en tus promesas. No te quiero ofender, es lo que siento.

Viniste cinco días más tarde de lo acordado a arreglar una vez más el calefón. ¿Quién lleva la cuenta ya? Sigue perdiendo. A mí el amor se me termina pronto. Esto es un quiebre en nuestra relación. Por suerte tengo un blog donde puedo expresarme sin tener que decirte todo esto en la cara. Quizás hasta te haga una canción y todo. Si tan sólo supiese tocar la guitarra.

Mi espíritu conciliador me lleva a darte más y más oportunidades. Resolvamos esto así podemos volver a querernos como antes.

La del calefón,

Tina
tinavivesola@gmail.com

Después de todos sus consejos y recomendaciones hoy conseguí el número de un especialista. Llamaré, gastaré y me olvidaré de este problema lo antes posible. ¿Ustedes cómo resolvieron los problemas con su Pablo? Había una que tenía un tema en el baño con unas pérdidas espantosas y sus papás se colgaban y no hacían la queja, ¿hay novedades de eso?

Compartilo
 
 
Notas más leídas
Revista Ohlala