revistaohlala.com

Los distintos tipos de peine

 
 

¡Buenas! No puedo dejar de comentar sobre lo tremenda que fue la tormenta de ayer. Inundaciones, autos flotando, gente empapada, tráfico, etc. No hace falta describir mucho porque todos lo vivieron, pero me resultó lo suficientemente impresionante como para querer mencionarlo y decirles que espero que no hayan tenido mayores problemas. Me alegro igual, que entre el agua, pudieran ver el post de los cepillos y que les haya gustado. Para hoy, como dijimos, vamos a ver distintos tipos de peines. Obviamente, hay menos tipos de peine que de cepillos, pero no por eso son menos.

Al igual que los cepillos (o en este caso aún más), una de las características más importantes que hay que tener en cuenta en un peine es su material. En este contexto, los peines que podemos encontrar usualmente son:

Peines de plástico: son los más comunes y accesibles. Sin embargo, no son lo mejor que hay porque son los que más electricidad estática generan en el pelo y por lo tanto más frizz.

 


Peines de caracoles o pasta de carey: los primeros se obtienen de la concha de caracoles y los segundos del caparazón de una tortuga. Hoy, encontrar objetos de carey auténtico es muy difícil, debido a que se prohibió la caza de este tipo de tortuga con el objetivo de preservar la especie. Pero hay variedades "tipo carey", que logran el mismo efecto. Cuando lo compren pregúntenle a la vendedora que tiene que saber la diferencia y cuál están buscando.

 


Peines de madera: este tipo de peines tampoco generan estática aunque son un poco menos suaves y no desliza bien, por lo tanto no a todas les sirven. A mí me gustan más los anteriores, porque siento que estos no peinan muy bien, pero es un tema de gustos.

 


También podemos categorizar los peines, según el tipo de dientes o púas:

De dientes anchos: son los ideales para desenredar el pelo, sobre todo cuando está húmedo que es cuando más frágil se encuentra. También, son muy buenos para peinar el cabello con cremas de peinar o baños de crema. Son ideales para todo tipo de pelo, en especial para el cabello finito y para el pelo ondulado o con rulos, porque ayuda a mantener el rizo natural.

 


De dientes finos: no son los mejores para desenredar porque tienden a dañar mucho la fibra capilar. Solamente se recomienda para pelos muy cortitos. Son buenos para separar mechones a la hora de cortar, hacer peinados o marcar la raya. Los peines de corte, por ejemplo, son esos que tienen dos series de dientes finos pero una mitad es más ancha que la otra.

 


Obviamente, después podemos encontrar peines con distintas formas, por ejemplo con o sin mango, con mango largo o corto, etc. pero eso es un tema de comodidad de cada una y no cambia en cuanto al tipo de cepillado. Creo que con esta categorización estamos bien para los fines del post que son que entiendan para qué les sirven los distintos tipos de peine. En el último post de la serie de cepillado, vamos a ver de todas estas opciones, cuáles son mejores para cada tipo de cabello. Espero que les haya gustado la categorización de los peines y que tengan un lindo jueves.

Besos a todas

Maia

Compartilo
 
 
Notas más leídas
Revista Ohlala