Todos los días OHLALÁ! en tu mail
 
 
revistaohlala.com

¿Qué me pongo para el civil?

 
 

¡Chicas! ¡Qué lindos todos sus comentarios de esta semana! ¡Gracias, gracias, gracias por la buena onda! ¡No saben lo difícil que es exponerse así! Y recibir tanto cariño del otro lado fue un alivio y una felicidad total.

Para hoy, creía que iba a tener las fotos del civil pero lamentablemente todavía no me las pasaron. De todas formas, pensando y pensando qué hacer para no dejarlas todo el fin de semana con la intriga (¡y que no me maten diciéndome que me hago la misteriosa! jajaja) encontré estas imágenes caseriiiisimas en mi celular.

Son algunas de las tantas que mandé al grupo de Blackberry que tenemos con mis amigas para que me digan qué les parecían los posibles looks.

La verdad, no tenía muy claro cómo quería estar en el civil. Lo único que sabía era que no quería que sea blanco y que lo prefería corto. ¡Para largo y blanco estaba el de la iglesia!

Así, con poca idea en la cabeza, salí a recorrer shoppings y típicas zonas de vestidos de fiesta. ¡No encontraba nada! Todo era carísimo y, por otro lado, nada me partía la cabeza. Hasta que fui a Cambac y me enloquecí.

Yo había trabajado para ellas. Les hice un par de campañas (también trabajo como productora de moda aunque esa no es mi ocupación principal) y sabía que siempre tienen cosas divinas. Es cierto que los precios son bastante más altos que los típicos vestidos de shopping pero para ocasiones especiales como el casamiento de un hermano, de una muy amiga o ¡para el civil! vale la pena invertir.

Lo bueno del lugar es que tienen modelos únicos hechos con telas de la India que son súper originales. Además (lo mejor) como son todos talle único, una vez que elegís con cuál querés quedarte, te lo ajustan a medida.

Estuve un rato (mejor dicho varios ratos, porque fui dos o tres veces al local antes de decidirme) hasta que elegí este modelo. Me había encantado otro que era largo pero teniendo en cuenta que desde el principio yo había pensado en algo corto, me quedé con este.

Es un vestidito en dos capas color aguamarina atravesado por micro hilos dorados y unas guardas bordadas con lentejulelitas y canutillos dorado opaco en las terminaciones. Para acompañarlo, pensé en el blazer (también de Cambac) en la misma gama aunque después, cuando me dijeron que se esperaban 35° para el día de mi civil, cambié por este chaleco hipercolorido que, además, le dio una onda medio folk.

¡Los zapatos! ¡¡¡Eso sí que fue un dolor de cabeza total!!! No encontraba nada. ¿No opinan que todas las vidrieras de zapaterías parecen ortopedias? Ninguna de esas plataformotas quedaba bien con el vestido que había elegido y empezaba a enloquecer (hasta el domingo previo al civil (que fue un viernes) no tuve zapatos. Finalmente, conseguí estos en tonos de verdes y azules que, aunque en un primer momento no terminaban de convencerme, en conjunto quedaron bárbaros.

Prometo fotos del civil (con peinado, make up y look completo) para el lunes ¡y una última semana del blog a pura alegría!

¡Gracias por todo!

Mery Bride
merybride@gmail.com



 
Perdón por la calidad. ¡Prometo buenas fotos para el lunes!. 


Compartilo
 
 
Notas más leídas
Revista Ohlala