revistaohlala.com

Aparata presente

 
 

El viernes a la noche finalmente salí con Paula. Y me gustó hacerlo, me reí mucho, pero también me sentí antigua, o como diría Gragregri, me sentí una aparata.

No sé si es que perdí el entrenamiento o si es que ya vengo de fábrica con este estilo no-sé-cómo-llamarlo, pero el mundo bar, música alta, hombres a la pesca, damas entaconadas, sexies... todavía me cuesta. Me siento ajena. Amiga dice que me ponga los pantaloncitos y salga a la cancha. Que me "divierta".

Y me divierto, me divierto porque nuestra charla es divertida, me divierto con mi amiga... pero todo el teatro nocturno no sé si me da miedo o me da gracia.

Ojo. Yo amo bailar, lo saben, y bailo mucho. Bailo contemporáneo, o sea, bailo raro, indago movimientos.

Ahora bien, el baile social, oh, mamma mía, nunca me salió muy fácil, nunca me fue muy orgánico.

Y sí. Bien podría ser una definición de mi vida: te bailo lo que quieras de manera espontánea, pero cuando la cosa está más "militarizada", con otros, con música que ni fu ni fa... no puedo. Bah, puedo, pero la "careteo".

Amiga me replicaría con un: "todo es más simple". Y puede que tenga razón (seguro la tiene).

El punto es y aquí quería llegar: confieso que en general las salidas a bailar para mí eran una excusa para encontrarme con equis (varón), para verlo de lejos a veces o para conocer a alguien nuevo. Sin este condimento de atracción con el sexo opuesto, el ritual se me hacía pavo. Si quería juntarme sólo con mujeres, elegía otros ambientes/espacios.

Y todavía hoy, si salgo y no juego a la histeria ni a la pesca, no me encuentro.

"Sos todavía más aparata, Inés, si encima hacés un post de este tema", me dije ayer por la mañana. Y en eso entré a la librería y saludé al chico que la atiende, con el que, oh, casualidad, me había topado en la salida del viernes.

-Hola.

-Hola, ¿cómo estás?

-Me costó reconocerte en ese otro contexto.

-Sí, a mí me pasó igual.

Y en eso, el muchacho me tira: "Sí, yo no voy nunca a ese lugar, en general me siento raro en esos lugares, no aguanté mucho más de las 2 am. Igual era lindo el espacio".

-Sí, era precioso.

-Querría poder irme sin inventar una excusa, en este caso a mi amigo, que me había invitado.

-Sí, totalmente... -le respondo.

Y ya luego me pasa el precio del block, le pago y me voy. "Y sí, hacelo". Tal vez seas una aparata entre muchos otros aparatos. Quién te dice, en una de esas terminan armando una movida nocturna con onda aparata para todos. "Dios los cría... ".

¡¿Cómo se llevan ustedes con las salidas -a bares/boliches- nocturnas?!

Compartilo
 
 
Notas más leídas
Revista Ohlala