revistaohlala.com

Las respuestas prometidas

 
 

¡Chicas!¿Cómo andan? Finalmente de vuelta. ¡Cómo cuesta volver a la realidad! Les cuento que llegué ayer y me puse a leer tooodos sus comentarios. Tuve una mezcla importante de emociones y sensaciones. ¡Qué difícil es no tener derecho a réplica en el momento indicado! La verdad, cuando me animé a armar este blog sabía que me exponía 100% pero ustedes fueron generando un espacio lindo de mucha contención y siempre me hicieron sentir muy cómoda. Siento que al haberme ido, las cosas cambiaron bastante y espero poder recuperar la buena onda que reinaba para ponerle un moño y cerrar este espacio en el que todas compartimos ilusiones, sensaciones y emociones tan fuertes.

Ahora sí, más allá de todo y para no perder la costumbre, ya que creo que lo que caracterizó al blog desde el principio fue el ida y vuelta con ustedes y que la mayoría de las veces salieron mejores ideas de sus cientos y cientos de comentarios que de mi acotada experiencia como "novia primeriza" , me dispongo a responder sus más de 400 comments . Si les parece, lo voy a hacer desde acá en general y en reflexiones separadas post por post (las consultas más puntuales encontrarán sus respectivas respuestas en cada una de las entradas anteriores)... De a poco voy a empezar a hacerlo ¡aunque ya las leí a todas!

Me casé el sábado:

Gracias, gracias y gracias por sus buenos deseos. La verdad, me fui a la luna de miel con una sonrisa que no cabía en mi cara. No sólo la felicidad plena que intenté transmitirles en aquel post del día 12 sino que además sus felicitaciones, su manera de acompañarme virtualmente y de apoyarme en este proyecto (el blog) que tantas veces me dio temor, me complicó o me hizo correr (más aún de lo que ya debía hacerlo). Me fui sintiendo que todo, absolutamente todo, había valido la pena.

Prepararme para la gran noche:

Uffffff... ¡Acá se armó un revuelo! La verdad, entiendo a las que les parezca un chivazo pero no podía dejar de contarles lo que me pasó en el Duhau. En primer lugar, todas saben que la noche de bodas fue un regalo que me hicieron mis tíos y que, con todos los gastos que teníamos por el casamiento, claramente no podríamos haber invertido ni siquiera en la habitación más básica. Más allá de eso, como dijeron muchas, lo del up-grade es algo que hacen con frecuencia en hoteles como este y cuando me contactaron para decirme que habían leído el post en el que contaba lo del regalo y que me darían un up-grade para mí fue una súper atención pero no lo tomé como nada del otro mundo, ni me sentí sacando ventaja de la situación. Qué se yo, les agradecí muchísimo por el gesto y después me olvidé. Cuando llegué al hotel y me encontré con semejante sorpresa, lo primero que pensé (bah, lo segundo o lo tercero en realidad, pero lo pensé) es que tenía que contárselo a ustedes, compartir esto que me estaba pasando. Y no, como pueden pensar algunas, para hacer ostentación ni mucho menos haciendo de esta anécdota lo más importante de mi matrimonio que, claramente, pasa por otro lado. Pero sí porque siento que este "regalazo" fue, en cierta forma, de parte de ustedes. Si no hubiese sido por su buena onda y por cómo se desarrolló el blog, nunca, nunca en mi vida, hubiese pisado la habitación presidencial del Duhau ni de ningún otro hotel y ustedes lo hicieron posible. Así que por eso, y por todas las que compartieron mi felicidad: MUCHÍSIMAS GRACIAS.

El civil

Con respecto a este post, voy a confesarles algo. Me había prometido no leer nada de nada durante la luna de miel, pero un día me conecté para ver unos mails con unas reservas que tenía que imprimir y me tenté. Leí medio por arriba y no quise responder nada, pero me quedé bastante mal. No le conté a Martín porque me iba a matar y, después de un rato, me dije que no podía ponerme así en mi luna de miel y logré olvidarme. Pero ahora, vuelvo a leer los comentarios y me siguen amargando un poco. Yendo por partes...

Estoy convencida de que la crítica es constructiva y que todos los comentarios, absolutamente todos, construyen día a día este blog. Entiendo que a veces coincidimos y que otras no tanto, pero no puedo evitar ponerme un poco mal. no voy a mentirles. Rescato tres temas que surgieron para profundizar:

Chivo: nuevamente. La verdad esto es muy, muy complicado. Si no digo quién me hizo el vestido me preguntan mil veces quién lo hizo, pero si digo que me lo hizo X diseñador, le estoy haciendo chivo y seguro me lo regaló. No es así. Quiero que quede claro que yo arranqué el blog tres meses antes de casarme y la organización bastante antes. No tengo porqué explicar estas cosas pero la verdad es que me molesta que se queden siempre en la crítica del "paso del chivo" y no puedan ver que elijo mostrarles lo que, a mi criterio, es una buena idea. Y sí, es a mi criterio, qué se yo. Lo elegí porque para mí era lindo y, si averiguan, no es para nada caro y es un lindo detalle que todos los invitados destacaron (además si prefieren no contratar a alguien, y tienen tiempo, pueden hacerlo ustedes mismas). No mostré más del civil porque no hubo mucho más. La comida la preparó mi familia y la música la pasó un amigo que me prestó unos parlantes...

Inglés: gustos son gustos. Estos centros de mesa estaban armados así. Los vi, me parecieron simpáticos y accesibles y los elegí. No vamos a coincidir todas en esto y entiendo a las que prefieran otra cosa.

La niña rica: algunas criticaron que todas mis elecciones son carísimas y que no busqué variedad. En primer lugar la fiesta fue un gran esfuerzo por parte de ambas familias e incluso de nosotros ya que queríamos, como algunas también comentaron, festejar a lo grande 10 años de amor "tirando la casa por la ventana", como quien dice... No soy Maria Mercedes de las Carreras como dijeron algunas y no creo que tenga que darle mucha más vuelta a este tema. Sólo aclarar que, como les debe haber pasado a muchas, intentaron hacer la mejor fiesta posible para celebrar un día tan importante. Eso es lo que buscamos y lo que conseguimos. Aunque, para serles totalmente sincera, el ingrediente más importante más allá de cualquier proveedor fue nuestra conexión y buena onda esa noche.

Y en cuanto a las que pedían variedad, lamentablemente no soy una wedding planner ni una periodista especializada en bodas que pueda ponerse a investigar sobre todas las opciones en centros de mesa, en djs o caterings. Hice lo que pude, les conté sobre mis elecciones. Les juro que aproveché cada uno de mis tiempos libres para buscar info para ustedes y responder consultas. Estaba a las corridas y cualquiera que se haya casado o que esté por casarse puede confirmarlo. Les mostré lo que fui viendo y si tuvo gusto a poco o se quedaron con las ganas de otras opciones, sinceramente lo lamento muchísimo. Intenté dar lo mejor de mí (en tiempos de corridas).

El tema de entrada:

Para las que fue una decepción, no tengo mucho que decir. La verdad, no somos "los chicos tendencia" y tampoco nos molestó que sea un tema trillado. La escuchamos, nos gustó y allá fuimos. Por otro lado, no saben cómo explotó la pista cuando entramos. ¡Increíble momento!

Made in the 80s

El cotillón es carísimo. Es cierto. Creí que yendo a Casa Alberto íbamos a ahorrar algo pero no fue del todo así ya que los precios son los mismos que los de Once. Por otra parte, teniendo en cuenta que no contratamos ningún tipo de show (que sí son cariiiiisimos) todo el colorido del cotillón fue muy divertido para recargar pilas en la fiesta que terminó a las 7 de la mañana.

Fotos y flashes descartables:

Creo que hay que dividir dos cosas: hay detalles de tendencia y novedosos (como puede ser el ejemplo que dieron algunas de ustedes de usar un hashtag para las publicaciones de fotos de las fiestas en las redes sociales o regalar pen drives) y hay otros detalles que son gustitos que se dan los novios porque se les antoja. Obviamente que el tema de poner cámaras descartables en la mesa se trató de un antojo mío que Martín me consintió porque no significaban un gasto mayor. 10 cámaras $20. La verdad, no me pareció un despilfarro.

Sé que se vio mucho y, como dijeron algunas, hasta lo hicieron en Friends. Pero a mí me pareció divertido y, sinceramente, nunca había ido a una fiesta que las ponga.

En cuanto a las cámaras digitales, mis amigas no llevaron y tampoco tienen celulares "aviones" así que lo de las camaritas les gusto y se coparon con la idea.

Por último...para contarles quién soy y mostrarles el vestido estoy esperando las fotos que me tiene que pasar el fotógrafo. Me dijo que para hoy tenía el muestrario y que el lunes me las da. ¿Me bancan hasta el lunes? No quiero hacerme la misteriosa pero realmente no está en mis manos.

Espero que con este largo post, todas encuentren las respuestas a sus consultas de estos días en los que estuvimos de luna de miel. La verdad es que la pasamos increíble, desconectamos totalmente y disfrutamos de este momento tan pero tan especial que estamos viviendo.

Gracias por estar ahí, muy buen fin de semana a todas y seguimos abajo con nuestro ida y vuelta de siempre.

Mery Bride
merybride@gmail.com

P.D.: Las que estaban por casarse, ¿ya se casaron? ¿Cuánto les queda? ¿Cómo vienen?

Compartilo
 
 
Notas más leídas
Revista Ohlala