Todos los días OHLALÁ! en tu mail
 
 
revistaohlala.com

No hay como el hogar

 
 

De tarde te sentirás rara, por no decir fastidiada. Hijas te llamarán la atención pero lograrán en parte su cometido. Estarás ahí, con ellas, de forma, pero internamente desconectada, en otra.

Te irritarás cuando vuelquen agua, cuando tiren papas, cuando pisoteen el colchón y lo arrollen como si fuera una feta... (entre otras cosas).

Te pedirán que juegues con ellas a los clavines. Accederás. Les armarás una cafetera y luego un elefante. Te sentirás una buena mamá, pese a todo. Les sacarás fotos.

En eso llegará Fede. "¿Te vas al seminario?", te preguntará. "Eeeh. ¿Estás cansado?", le dirás. "Sí", responderá él. Y como si no tuvieras otra chance (ni loca no salgo en mi día, pensarás) te pondrás de pie y enfilarás hacia la salida.

En el seminario no cazarás una. Apenas escucharás que la joven que expone repite muchas veces la palabra "mito". Verás cómo titubea y cómo se pierde. Te distraerás viendo cómo también se aburre el resto, la mayoría al menos. "¿Qué hago acá?", te volverás a preguntar por enésima vez en lo que va del año, no podrás responderte.

Terminará y te irás a la confitería. Sola. Te sentarás en una mesa donde no te atienda esa moza. Oh, sí, la moza del conflicto. Aun así, te la cruzarás visualmente varias veces. De entrada te harás la tonta. Luego, por el contrario, levantarás tu rostro, con leve orgullo, como diciéndole: acá estoy, por más que me insultes, no voy a dejar de venir a este café por vos.

Pensarás: "semana que viene tengo que encontrarme con una amiga. No puede ser que despilfarre TODAS mis noches de soledad con exposiciones (algunas) tan... tan qué se yo, tan ajenas, tan que no me interesan."

Volverás caminando a la parada del 26. Te comprarás un cubanito Cofler relleno de chocolate. Pensarás: "un día de estos quiero emborracharme". Subirás al bondi, viajarás parada, pararás la oreja en otras conversaciones.

Bajarás, saludarás al policía, abrirás la puerta de calle, subirás por el ascensor y llegarás al departamento. "There´s no place like home", te vendrán esas palabras de Dorothy en el Mago de Oz.

"Y sí", concluirás entonces, "bienvenidas las salidas, aun siendo una pérdida de tiempo y energía, para volver a sentir ganas de estar en tu casa, y con tus hijas".

¿Qué hacen en sus salidas solitarias (sin marido e hijo/as)? ¿Cuántas ganas tienen de volver HOY a sus casas? ¿Planes para el fin de semana largo? ¿Deseos, expectativas para los próximos días?

PD: Para escribirme por privado inetaller@gmail.com , en Twitter estoy con @Ine_blog y para juntarse el sábado: yomeanimoajuntarme@gmail.com .

 
Armando cafetera. 


 
Concentrada. 


 
Elefante. 
Compartilo
 
 
Notas más leídas
Revista Ohlala