Todos los días OHLALÁ! en tu mail
 
 
revistaohlala.com

¿Te vestís acorde a tu profesión?

Pensar qué nos vamos a poner para ir trabajar es un ejercicio que repetimos cada mañana como si fuera un ritual; te damos algunas recomendaciones para que te sientas cómoda y no desentones nunca

 
 
Por Claudia Servino
Especial para RevistaOHLALA.com

"¿Qué me pongo?" es la típica pregunta que nos hacemos cada mañana antes de ir a trabajar. De lunes a viernes estamos sometidas al mismo ritual: pensar y elegir cómo nos vamos a vestir. Como si eso fuera poco, luego hay que mirarse al espejo y el peligro de recomenzar el ritual está muy cerca.

Dependiendo de tu ocupación, hay algunas opciones que siempre van a ser mejores que otras. La clave es estar cómoda y acorde a las circunstancias. Seleccionamos varias profesiones y te dejamos algunos consejos para que no desentonar.

Abogada

En esta profesión es indispensable cuidar la imagen. Chaqueta, blazer y pollera tubo es una apuesta segura, pero si queremos descontracturarnos un poco y estar más modernas podemos jugar con los colores de moda, especialmente en los complementos y accesorios. Los zapatos, botas y sandalias de taco son un must.

Periodista

 


Lo más aconsejable es optar por un look cómodo, flexible, que se adapte tanto para estar detrás del escritorio, ir a una reunión de prensa, hacer una entrevista o asistir a un evento después del trabajo. La idea es apostar por un outfit que se pueda transformar y sirva tanto de día como de noche. Zapatos de taco tipo cono, balerinas o mocasines son una buena elección. Pero sobre todo hay que contar con un maxi bolso para llevar un pañuelo, un par de aros o un collar, un perfume y un set de maquillaje para estar siempre preparadas.

Publicista o creativa

Creativo y moderno, tal como lo indica su profesión, así debe ser su look. Casi que todo está permitido, pero igualmente hay que tener cuidado de no exagerar. Hay que tener en cuenta las últimas tendencias y los colores de moda, llevar un corte de pelo o un peinado un tanto atrevido y complementar con accesorios con un diseño vanguardista -como un par de anteojos bien cool- son ideales para armar este look.


Arquitecta

 
Foto: Corbis


El estilo de una arquitecta es una mezcla de originalidad, elegancia y sobriedad. Conviene inclinarse por prendas elegantes, con buen diseño, pero sencillas. Pantalones sastre, jeans, sweaters de lana livianos, camisas, sacos, chaquetas o blazers no pueden fallar. Se pueden acompañar con pañuelos al cuello y un lindo chaleco. En los pies, botinetas con un taco cómodo -aptos para ir a una obra-, peep toes con plataforma o unos mocasines bien clásicos.

Empleada administrativa

Muchas empresas tienes un código de vestimenta que sus empleados deben respetar. En el caso de que no sea así, lo más seguro es inclinarse por ropa semi-formal. Hoy, el clásico trajecito se ha reinventado y admite muchas libertades. Existe una gran variedad de modelos de blazers, chaquetas y pantalones súper cancheros que se pueden combinar con blusas y remeritas bien femeninas. Otra apuesta puede ser las calzas negras con un vestido justo arriba de la rodilla, pero nunca, nunca hay que combinarlas con una remera corta.

Accesorios: un lindo pañuelo, aros o collares y anillos discretos. En los pies, calzado cómodo, con un taco de descanso. El make up tiene que ser neutro; el pelo, prolijo y las uñas, bien cuidadas.

Profesora o maestra

 
Foto: Corbis

Un estilo casual pero práctico. Ante todo, hay que priorizar la comodidad. Entonces, descartar los tacos altos y elegir ropa básica, como pantalones y jeans, vestidos y polleras a la rodilla. Evitar las faldas tubo o demasiado angostas, ¡y ni hablar de la minifalda!

Empresarias o ejecutivas

Recordá siempre que menos es más. No hay que caer en la ostentación para que el mensaje visual que llega al equipo de trabajo sea lo más importante. Se recomienda un vestuario formal, con una sastrería impecable, blusas de géneros delicados y accesorios de buena calidad y muy cuidados. El calzado y la cartera, acordes al vestuario. Ojo, ¡no abusar del perfume!

Médicas

Para estas profesionales no es necesario estar de punta en blanco, porque generalmente están con el ambo sobre la ropa. Sin embargo, eso no es una licencia para abandonarse y hay que tener bien prolijas las partes que quedan descubiertas. Entonces, las manos, la cara y el pelo deben estar impecables.

El look debe ser casual. Pantalones de lanilla, corderoy, gabardina, denim, camisas y poleras, botas, balerinas y mocasines con tacón son buenas opciones. Eso sí, ¡no excederse con la bijou!.

Amas de casa

 
Foto: Corbis


¡Erradicar la idea de que podemos ponernos cualquier cosa! Descartá la ropa vieja y desgastada y usá prendas de algodón, jeans, pantalones de gabardina o corderoy, camisas escocesas y cardigans son elecciones cómodas, pero igualmente cancheras. ¿La ropa de gimnasia? ¡Sólo para gym!

¿Cómo te vestís en tu trabajo? ¿Cuál es tu equipo preferido?

Compartilo
 
 
Notas más leídas
Revista Ohlala