revistaohlala.com

Sexo: me acosté con mi mejor amigo

Tal vez no fue más que un desliz o quizás, una revelación insospechada; te damos algunas puntas para resolver distintas situaciones y plantearte ¿existe la amistad entre el hombre y la mujer?

 
 
 
Foto: Corbis


Por María Paula Bandera


Resulta que un día te das cuenta de que tu mamá y todas las chusmas del barrio tenían razón con respecto a vos y a Josecito, ese al que conocés desde los cinco años, ese que se sacaba los mocos y te los pegaba en el pelo, el cómplice de cuando decías que ibas a bailar con él y salías con un desconocido, el que te escuchó quejarte de tus penas y celebrar tus glorias, el que ayer... ¡te curtiste!

Lo primero que aparece es un tímido: "Qué loco, ¿no?, ¿quién lo diría?". Tal vez un poco de debate interno, del estilo: "Y tanto que defendí que sí existía la amistad entre el hombre y la mujer. ¿Estaba equivocada o esto es una pavada y no tiene nada que ver con las sentencias universales?".

El tema es que, después, llega el momento en el que "taza, taza, cada uno a su casa", y entonces viene la parte más incómoda: "¿Lo saludo con un beso en la mejilla o en la boca?, ¿mejor le doy un beso seco, como cantaba Silvia Süller?, ¿le digo que la pasé bien o le hablo de lo loco que está el tiempo últimamente?, ¿me llamará mañana?"....

Pero bueno, tampoco es que lo que te está pasando sea de una extrañeza absoluta. Por algo se hicieron tantas películas sobre el tema. Como Cuando Harry conoció a Sally o Amigos con derechos (¿esa no la habías ido a ver con él?).


Como sea, lo hecho está y, de aquí en más, puede cambiar la historia. Te contamos tres escenarios posibles y algunas ideas para desenvolverte en cada uno de ellos.

Cri, cri, cri

Tuvieron sexo, se divirtieron y, desde entonces, no sabés nada de tu amigo. No atiende en su celular, gracias si se comunican por chat o mensaje de texto.

No es que quieras que pase algo más, pero ¿borrarse así?... Aunque sea, esperabas un: "Che, qué bien la pasamos, pero preservemos nuestra amistad, que es lo más importante", unas pocas palabras amables para terminar con una situación incomoda. Pero no, él prefirió desaparecer del mapa.

Entonces, empezás a pensar que tal vez tendrías que haberte depilado la tira de cola (pero, claro, no sabías que ibas a tener sexo esa noche, ¡menos con él!) o que podrías haber sido un poco más fría, quizá te hayas excedido cuando le hiciste ese comentario sobre su ex... Diferentes conjeturas para responder: "¿Tan mal estuve que no me quiere ni ver?".

Mejor, guardá la culpa en el cajón, es probable que la actitud de tu amigo se deba a que te está cuidando. El desconocimiento sobre lo que vos esperás y, por ende, la incertidumbre sobre cómo actuar lo asustan, ¿y qué suelen hacer los hombres cuándo se asustan?: ¡desaparecen!

Acá la clave pasa por el diálogo. Por algo fueron tan amigos. Habrá que sentarse a conversar sobre el asunto para volver a definir los límites de la cancha -o desdibujarlos completamente-. Quizás haya un Alcoyana-Alcoyana y los dos terminen contentos.

Me enamoré

Y sí, ahora te caen todas las fichas juntas... Con razón tantas veces lo bancaste estudiando hasta las seis de la mañana, por eso le hiciste sopita cuando tenía gripe, porque estabas enamorada, ¡sólo que no lo sabías!

Qué bella es la vida, el sol brilla y los pajaritos cantan. Y vos, preocupada porque tenés más de 30 y seguís sola. Resulta que tenías al amor de tu vida frente a tus narices y no te dabas cuenta. Entonces, lo volvés a ver y, como si fueras la protagonista de una telenovela mexicana, le confesás que lo amás, que lo amaste siempre pero que no lo sabías, que no podés dejar de pensar en él. Perooo, a él no le pasa lo mismo, dice que te confundiste, que "sólo son amigos". Pero qué amigos ni ocho cuartos, ¿hacés el amor así con alguien que es sólo tu amiga? Y la respuesta es sí, un sí seco que te enfrenta de golpe y porrazo con la realidad.

Lo que pasa es que a las mujeres nos cuesta no subirnos a la moto del amor y la tarea se dificulta cuando existe una conexión previa con esa persona. Pero es mejor bajar un cambio, salir del "estado de emoción violenta" y buscar un poco de calma. El paso de los días puede cambiar la perspectiva de las cosas, la tuya y la de él, claro.

La pregunta del millón, después de esto, ¿podrán seguir siendo amigos? El tiempo dirá, y hasta es probable que, en unos años, esto se convierta en una anécdota graciosa.

Él se enamoró

Puede ser que él se haya enamorado así de sopetón; pero ojo, alguna vez el sabio Alejandro Dolina dijo que todo lo que hace un hombre es para levantarse a una mujer, así que quizá cuando te acompañó al súper o a cenar a lo de tu vieja no lo haya hecho de copado, de puro di-vi-no como creían vos y tus amigas, sino que eran las jugadas de un máster plan para que cayeras en sus redes.

La información clasificada que recibió todo este tiempo -sabe en detalle lo que te gusta y lo que no- lo hace creer que será imbatible, pero se equivoca. Es que digamos que si en algún momento del "casting", el muchacho en cuestión clasificó en el rubro "amistad", fue por algo. Y el sapo no se convirtió en príncipe después de una noche de sexo...

Otra vez, a charlar se ha dicho, conversar sobre el tema es la mejor manera de superar este escollo. Él evaluará si quiere y puede continuar la "amistad".

La idea es que no vuelvas a caer de nuevo porque "dio, surgió o pintó". Eso de "me acosté porque necesitaba afecto" te puede jugar en contra. En estos casos, las soluciones exprés no existen, y es probable que después de tener sexo con tu amigo te sigas sintiendo tan mal como antes y encima la amistad se haya arruinado para siempre (privándote de futuros abrazos amigueros) ?


 
Foto: Corbis


¿Qué pensas de este tipo de situaciones? ¿Alguna vez te pasó? ¿Crees en la amistad entre el hombre y la mujer o ya te desencantaste? A pesar de lo que muchos piensan, el sitio de citas online match.com realizó un estudio donde más de la mitad de los encuestados dijo que no ha besado a su mejor amigo o amiga y otros datos más. Mirá lo que rescatamos del informe:


Estudio de match.com.    / match.com
Estudio de match.com.    / match.com
Estudio de match.com.    / match.com
Estudio de match.com.    / match.com
 


¿Seguís creyendo que la amistad entre hombres y mujeres no existe? ¿Hay casos y casos? Contanos tu experiencia.


Experta consultada:

Lic. Paula Mayora

Compartilo
 
 
Notas más leídas
Revista Ohlala