revistaohlala.com

Crianza: "La educación sin lo emocional no sirve"

La antropóloga Noemí Paymal nos cuenta sobre la "pedagooogía 3000": una corriente que busca cambiar el paradigma educativo de las nuevas generaciones; ¿qué opinás?

 
 

 
Si un alumno tiene problemas emocionales, sólo es capaz de retener un 20 por ciento de la clase.  Foto: Corbis


Por María Eugenia Castagnino

Cuando habla, a Noemí Paymal se le escapa una sonrisa, además de un inconfundible acento francés. Esta antropóloga de origen galo, que actualmente reside en la ciudad de La Paz, estuvo en Buenos Aires como parte de su gira mundial de difusión de emAne (Enlace Mundial para una Nueva Educación) , una alianza internacional cuyo propósito a largo plazo es transformar y cocrear una educación integral en el planeta. Aquello que a simple vista suena utópico, para Noemí es un camino que se está allanando, gracias a una nueva conciencia que se nutre de pequeñas comunidades de padres y educadores en diversos países del mundo. Asimismo, esta mamá de cuatro hijos "muy traviesos" capacita a los adultos para que podamos estar a la altura de las nuevas generaciones de chicos -más veloces, más sensibles y más intuitivos que sus educadores-, que prometen cambiar el paradigma de la vieja educación y revolucionar todo lo conocido hasta hoy en materia pedagógica.

¿Cuáles son las características más llamativas de estas nuevas generaciones de alumnos?

En general, son los propios padres quienes mejor definen esta generación diciéndonos que sus hijos "se les van de las manos"... Porque son retadores y extremadamente inteligentes, y tienen una velocidad notable para aprender. Son carismáticos y sumamente sensibles al mismo tiempo, con niveles de percepción sensorial mucho más agudos que los de un adulto: " Esto tiene olor feo ", " No me gusta esta comida " o " No me grites " son frases muy comunes para ellos. Por otro lado, su metabolismo ha cambiado: algunos pediatras sostienen que metabolizan las mitocondrias -las células que suministran la energía- de manera más rápida y más fina, o sea que son capaces de generar energía más sutil en menor tiempo. Esta aceleración del metabolismo también produce chicos que comen y duermen menos, y aun así siempre tienen reservas energéticas. Y los psicólogos sostienen que los chicos de hoy tienen la madurez psicoemocional, intuitiva y espiritual mucho más aguda, son capaces de percibir casi cualquier cosa. Por ejemplo, un nene de 3 años puede notar la tristeza de su mamá así como un alumno puede darse cuenta de si su maestro está con problemas.

Los contenidos también tienen que adaptarse a este tipo de chicos, supongo...

Ése es otro de los problemas, porque los contenidos son del siglo pasado, cuando el chico está veinte años adelantado a su maestro o profesor. Ese defase es el que buscamos equilibrar con la "pedagooogía 3000", teniendo más conciencia de las necesidades de estos nuevos chicos, así como de la sociedad y la cultura en que están insertos.

Y en cuanto a la actitud hacia el aprendizaje, ¿cómo los ves?

Hicimos estadísticas con chicos de 6 a 8 años, y la conclusión fue que entre un 70 y un 80 por ciento de ellos son autodidactas y autodesarrollados, es decir que quieren hacer todo solos. ¿Existe acaso algo mejor para la educación? ¡Hay que dejarlos que hagan! Que se vistan solos, que coman solos, que investiguen, sin darles siempre la solución servida... Otra de las grandes ventajas es que estos chicos utilizan ambos hemisferios del cerebro; tienen el derecho muy desarrollado, que es el que tiene que ver con el movimiento, la intuición, la música, y que es capaz de hacer varias cosas a la vez. El izquierdo es un hemisferio más lógico, más lento -aunque, obviamente, también se necesita a la hora de aprender-, pero la combinación de ambos es lo que permite que un nene de 6 años te haga un jaque mate en sólo dos jugadas.

¿Son chicos que tienen más inteligencia?

No es que son más inteligentes, sino que saben utilizar todas las inteligencias múltiples que poseen, que son trece en total: lingüística, lógico-matemática, espacial, corporal, musical, interpersonal, intrapersonal, naturista, emocional, espiritual, intuitiva, práctica y cocreadora.

¿Qué pasa con su manera de aprender, entonces?

En vez de aprender de manera lineal, pueden aprender todo a la vez, lo que nosotros llamamos "aprendizaje holístico". Y otra cosa esencial es que aprenden a partir de la acción, porque se ha observado que tienen muy activo el lóbulo frontal del cerebro, y esto provoca que busquen soluciones inmediatas, utilizando el pensamiento lateral. Son chicos de acción, que no tienen miedo a hacer. Por ejemplo, en Rusia, visité escuelas en donde el secundario se realiza en sólo dos años bajo esta concepción del saber holístico, en donde los jóvenes son sus mejores maestros. Eso construye alumnos autónomos y, asimismo, brillantes.

Dijiste que una de las cosas más importantes para la "pedagooogía 3000" es el factor emocional...

Si un alumno tiene problemas emocionales, sólo es capaz de retener un 20 por ciento de la clase. El 80 por ciento restante no lo incorpora, o sea que ni siquiera vale la pena que vaya a la escuela. Hay que dejar que los chicos transmuten lo que les pasa a través de un dibujo, una canción, un baile, cualquier cosa... Mover el cuerpo es un vehículo para bajar su ansiedad emocional. No hay que tratar estos problemas desde lo mental, sino que hay que trabajarlos a través de disciplinas como el teatro o el juego. La educación que excluye el factor emocional de los alumnos no sirve para nada.

¿Cómo imaginás la escuela en el año 2050, por ejemplo?

Yo la veo como una escuela-taller, una especie de centro cultural y de producción autónomo y sustentable, en donde los chicos puedan aprender desde biotecnología hasta cómo hacer una mermelada. Los imagino como lugares para vivir, para ser productivos, para hacer arte, para utilizar tecnología de avanzada...

En la Argentina, ya existen unas treinta escuelas experimentales que siguen esta línea pedagógica, además de muchas iniciativas personales y cooperativas llevadas a cabo por docentes y padres. Veo un foco de luz en cada escuela. Por ejemplo, sé que en Villa María (Córdoba) existe un consejo de niños y jóvenes en la intendencia para tomar decisiones difíciles cada vez que existe un problema en la ciudad. ¿Por qué? Porque ellos ven soluciones más fácilmente que los adultos. ¿No es genial?

 
Noemí Paymal, la antropóloga francesa que busca transformar y cocrear una educación integral del planeta.  Foto: Florencia Cosín


Pedagooogía 3000

Cosejos para ponerla en práctica:

* Regalá abrazos y sonrisas.

* Evitá los castigos y las recompensas.

* No recurras a los castigos físicos ni a los gritos. Menos al chantaje emocional.

* Sé firme, pero no autoritaria.

* Enseñá con tu ejemplo.

* Escuchá de verdad.

* No caigas en la lucha de poder. Si hay conflictos, no insistas a la fuerza.

* No cedas a los primeros impulsos de impaciencia e ira.

* No sobreprotejas.

* No compares.

* Cuidá el tono de voz.

* Ofreceles tareas lúdicas.

* Incentivá la actividad física.

* Procurá un contacto con la naturaleza.

* Dejalos que asuman responsabilidades.

* Explicales todo con honestidad.

* Brindales siempre cortesía y respeto.

* Recordá que el cambio siempre empieza por una misma.

Más info: www.pedagooogia3000.info (en este link podés bajarte un cuadernillo con ejercicios prácticos para hacer con tus hijos). www.emane.info

¿Qué opinás de esta pedagogía? ¿Cómo lo vivís con tus hijos? Compartí tu experiencia.

Compartilo
 
 
Notas más leídas
Revista Ohlala