revistaohlala.com

Cargá tus pilas con polen

Repleto de vitaminas, minerales y aminoácidos, este nutriente es un energizante natural. Descubrí las propiedades del alimento más proteico de la colmena

 
 

 
El polen es mucho más que un energizante natural.  Foto: Corbis


Por Marcela Luza

¿Necesitás pilas para volver al trabajo después de las vacaciones? ¿Estás cansada y querés recargar las baterías? Te pasamos la solución.

Polen. Sí, leíste bien: el mismo que estudiaste en cuarto grado cuando tuviste que memorizar el proceso de la germinación. Esos granitos dulzones que se desprenden de las anteras de las flores y constituyen el órgano sexual masculino en la reproducción de las plantas con flores. ¿Te suena? No lo vas a poder creer, pero ese minúsculo granito es oro en polvo para tu cuerpo. Tomá nota de sus beneficios.

Energía pura

Los fanáticos del polen dicen que hay un antes y un después, y la imagen que traen a la memoria es la de Popeye después de comer las espinacas que tanta "polenta" le daban. Claro que el polen es mucho más que un energizante natural.

Tiene propiedades vigorizantes y desintoxicantes: a las pocas semanas de tomarlo, te sentís com más energía.

Aumenta las defensas del organismo: es muy recomendable en dos momentos del año en los que el sistema inmunológico decae: otoño/invierno (se previenen resfríos y gripes) y fin de año (alivia los síntomas del cansancio y la falta de fuerza).

Incrementa el rendimiento muscular: también el umbral de fatiga, y si practicás deportes exigentes, éste no es un dato menor.

Ayuda a regular el apetito y, además, a mejorar los problemas intestinales.

Es eficiente en casos de alteraciones nerviosas: especialmente el estrés, que es cuando el sistema nervioso se agota y debilita con facilidad (es decir, cuando perdés los estribos por cualquier cosa).

Es un buen tónico cardiovascular: mejora la resistencia de los vasos sanguíneos.

Mejora gripes y problemas urinarios: gracias a la cernitina, uno de sus principios activos.

Es rico en aminoácidos: tiene veintidós, y aporta los ocho aminoácidos esenciales que el organismo necesita.

Contiene vitaminas del grupo B, entre ellas, la B12. Además, aporta vitaminas como la E, D, K y A y minerales como potasio, magnesio, sílice y fósforo.

El principio de la vida

Te estarás preguntando cómo puede ser que algo aparentemente insignificante pueda tener un potencial tan grande. No es para menos: la polinización es la función más importante y vital que las plantas realizan para fecundarse y reproducirse. En este proceso, el polen (elemento masculino de las flores) llega a los ovarios de las plantas femeninas. Su función es generar nuevos frutos y semillas, y es precisamente allí donde radican sus extraordinarias virtudes nutrientes y terapéuticas. El polen contiene toda la información y la fuerza para desarrollar una nueva planta. Pero el proceso no termina ahí: el polen es recogido por las abejas, que lo enriquecen con sus propias secreciones y lo transportan desde las flores hasta el panal en una bolsita que tienen en sus patas traseras. El polen es la fuente de proteínas en la alimentación de la colmena.

Un dato digno de admiración: para transportar un kilo de polen al panal en un solo día, se necesita el trabajo de unas tres mil abejas obreras, siempre y cuando cada una realice veinte viajes. Qué gran esfuerzo el que nos regalan.

Lo que hay que saber

Antes de comenzar a consumirlo, tenés que conocer algunas cuestiones básicas.

- Como pasa con la miel, el polen puede variar su aroma y sabor de acuerdo con la zona en que fue "cosechado". Las flores del lugar dejan su impronta, y en ocasiones podés descubrir olor a eucaliptos en tu polen; otras, un sabor dulzón, pero también puede ser un poco amargo (si el polen proviene de zonas arboladas de pino).

- Siempre es recomendable consumirlo por la mañana (si es en ayunas, mejor). Una cucharada sopera por día. ¿Cómo? Si lo agregás al licuado o al jugo de frutas, vas a sentir un sutil sabor a miel. Espolvoreado sobre los cereales o granola, es delicioso. También podés llevártelo a la boca solo: no tengas miedo, que es rico. Si no te lo bancás, probá mezclándolo con un poquito de miel o con un poquito de agua fría.

- Es aconsejable elegir un polen que presente diferentes tonos de gránulos en el mismo envase. Eso indica que fue producido a partir de varios tipos de floración, lo que nos garantiza su mayor riqueza.

- Para preservar su gran potencial, debe estar alejado de fuentes de calor, de la humedad y de la luz directa. Lo ideal es ponerlo en un frasco de vidrio herméticamente cerrado, en la heladera o en una alacena fresca.

- En casos aislados, produce alergia. ¿Cómo saber si sos alérgica al polen? Tomá unos días y observá las reacciones de tu cuerpo. Si te produce rinitis, irritación en las mucosas, urticaria o algún otro malestar, no es para vos. Pero no creas que porque te lloran los ojos en la primavera o te producen alergia los penachos de los plátanos sos alérgica al polen. Nada más alejado de la realidad ?

Más info

www.nutricionynaturismo.com.ar

www.cocinaconsciente.com.ar

Libros

Dieta para una vida sana, de Susana Zurschmitten.

Alimentos saludables, de Néstor Palmetti.

¿Dónde lo conseguís?

En las dietéticas, los 100 g están alrededor de $10. ¡También se compra por Mercado Libre!

Expertas consultadas:
Susana Zurschmitten, Licenciada en nutrición

Y vos, ¿tomás polen?

Bárbara Schöffel
34 años
chef de cocina saludable.

"Todos los días, antes de desayunar, mis hijos y yo tomamos una cucharada sopera. Es casi tan importante como el cepillado de los dientes. Así, salimos de casa con las necesidades nutricionales cubiertas y la energía necesaria para el día."

Renata Cervetto
25 años
Lic. en Artes.

"Una amiga me lo recomendó cuando le comenté que me engripaba seguido. El gusto es como el de la miel, pero un poco más fuerte.El efecto se empieza a sentir unas horas después de tomarlo. ¿Sus beneficios? Me mejoró la piel, sentí más energía y reforzó mi sistema inmunológico."

Cecilia Migliorini
40 años
Traductora.

"Los beneficios no son mágicos ni tampoco se sienten de un día para el otro. Pero con el paso de los días, empecé a sentir la diferencia al tomarlo. Definitivamente, desde que tomo polen, tengo más energía y vitalidad para todo el día."

Si lo probaste, contanos qué beneficios te trajo. ¡Compartí tu experiencia!

Compartilo
 
 
Notas más leídas
Revista Ohlala