revistaohlala.com

Ideas para armar la primera casa juntos

El primer hogar en pareja no sólo es un desafío de convivencia, sino también de decoración. Una pareja comparte su fórmula de estilo; ¿Ya pasaste por esta experiencia? ¡Compartila!

 
 

 
Mery y Juan disfrutan de la combinación entre lo moderno y lo vintage. 


Con Juan, su novio y futuro marido, se conocen desde hace casi cuatro años. Primero Mery se fue a vivir al depto de él, en Barracas, y dejó Belgrano, su barrio natal. Tiempo después, arrancaron la búsqueda de su propio nidito de amor, que fue muy larga (¡vieron más de 140!), hasta que finalmente dieron con este PH, que hoy es su lugar en el mundo. El gran desafío, entonces, fue encontrarle un estilo que reflejara el gusto de ambos. "La decoración la pensamos juntos, ¡bah!, en realidad, la pienso yo, y él decide si le gusta o no; pero, por suerte, nos complementamos bien, él no se mete y ¡listo!", cuenta entre risas Mery Salinas, dueña de casa y productora de moda de OHLALÁ!

Un punto a favor es que los dos disfrutan de la combinación entre lo moderno y lo vintage, y el minimalismo en especial. Por eso, decidieron pintar toda la casa de blanco para que así resaltaran los objetos de colores.

La casa la hicieron en partes. Trajeron casi todos los muebles de Barracas: muchos los habían heredado de los abuelos de él, y otros los compraron en el Ejército de Salvación (www.ejercitodesalvacion.org.ar) o por internet en "Soy mi casa" (www.soymicasa.com.ar). A la pareja también le gusta ir a anticuarios de diferentes lugares, como, por ejemplo, el de Tandil, donde se consiguen precios mucho más baratos.

El comedor

 
El comedor, con muebles antiguos y objetos modernos. 


La clave de la decoración de esta casa es: muebles antiguos, objetos modernos. Por ejemplo, este espacio: la vitrina y la araña (herencia de los abuelos de Juan), biblioteca hecha a medida por un carpintero y los muñequitos Kid Robots ("son nuestra perdición", cuenta Mery). Además, está lleno de objetos que fueron comprando en sus viajes, en el mercado de San Telmo o en ferias callejeras. ¿Un hallazgo? El florero, una botella de vidrio de 1940 que consiguieron en un anticuario. Los detalles que dan la nota son: los saleritos (Coucou, $16) y el pingüinito para los palillos (Positivo, $69).

El living

 
El living incluye un Winco comprado en el Ejército de Salvación. 


El Winco se lo compraron en el Ejército de Salvación (¡muy barato!, a tan sólo $180), como así también la antigua mesa de televisión, usada de revistero, que costó $30. El almohadón es de Don Almua, que tiene unas telas increíbles, y costó $150. En el living es donde tienen la tele y ven horas de películas.

El lugar de trabajo

 
Este espacio es fundamental en la casa. 


Como ella trabaja free-lance, este espacio es fundamental. El escritorio era de Juan, de cuando era chico, y para darle un toque de color compraron, para los estantes, macetas de colores con cáctus ("son ideales si no sos buena para las plantas, como yo", dice Mery). Al lado, bien a mano, el changuito (Violraviol, $240) para salir de compras por el barrio.

El patio

 
El patio es el lugar favorito de los dos. 

Éste es su lugar favorito. "Sentarnos en las sillas de hierro nos da la sensación de estar siempre de vacaciones", confiesa Mery. Al aire libre, asegura, es donde surgen conversaciones largas y divertidas. Las lucecitas de colores se las trajo una amiga de Brasil, pero aquí pueden conseguirse en Lasdimario por $20

El cuarto

 
El cuarto, en el entrepiso. 


El cuarto está ubicado en un entrepiso. El acolchado portugués es un regalo de sus papás, al igual que la cómoda, que Mery la mandó a hacer cuando era adolescente y vivía con ellos. Los objetos los compró en Pink Elephant, donde siempre podés encontrar detalles originales. "Elegimos no tener tele en el cuarto, para charlar un ratito siempre antes de dormir", cuenta ella.

Producción de Mery salinas
Fotos de Mariana Roveda

¿Te mudaste con tu pareja? ¿Cómo vivís la experiencia de compartir la casa?

Compartilo
 
 
Notas más leídas
Revista Ohlala