revistaohlala.com

Pese a los riesgos, se sigue utilizando el formol para alisar el cabello

Muchas peluquerías continúan ofreciendo este sistema, prohibido por las autoridades ya que es cancerígeno, ocasiona problemas respiratorios y pérdida de pelo, entre otros trastornos

 
 

 
Foto: Archivo 

Por Inés Pujana
Especial para RevistaOhlala.com

Cinco años atrás una noticia empezó a correr de boca en boca en los círculos femeninos: había surgido un nuevo tratamiento para alisar el cabello que prometía lograr un pelo ultra lacio, sin necesidad de planchita y a prueba incluso de esos días en que la humedad es del 100 por ciento.

Sin embargo, el sueño se desvaneció pronto. Las autoridades de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica ( ANMAT ) hicieron públicos los efectos adversos del formol , principal componente de dichos alisados que, entre otras cosas, se comprobó que es cancerígeno, altamente volátil y muy inflamable y que además es utilizado en tareas de desinfección, en la elaboración de fungicidas, como anticorrosivo de pozos petrolíferos y como endurecedor y perseverante del cuero.

Luego de que se conocieran estos datos, las autoridades y la opinión pública en general censuraron estos alisados, cuya aplicación comenzó a disminuir, al menos en las tradicionales peluquerías de Buenos Aires.

Hoy por hoy, sin embargo, los efectos adversos del formol parecen haber sido olvidados: los alisados que lo contienen no sólo se realizan en salones que dan a la calle, sino que además se promocionan en volantes y páginas de Internet. Ya nadie recuerda a las mujeres que tuvieron problemas respiratorios por haber inhalado los vapores de este compuesto químico, o incluso a aquellas que perdieron el pelo de a mechones por habérseles aplicado enormes cantidades de producto.

Las leyes argentinas admiten únicamente un 0,2 y un 0,5 por ciento de formol para el uso en productos no destinados a la higiene oral, y hasta un 5 por ciento, sólo en endurecedores de uñas. No obstante, muchas peluquerías y peluqueros a domicilio siguen haciendo este tratamiento en concentraciones que van desde un 5, hasta más de un 50 por ciento. "Ese tipo de alisados los hacen en terrazas, con máscaras, lo cual es demencial y ya da muestra del daño que pueden hacer a la salud", dice Alberto Sanders, uno de los coiffeurs más respetados, y especialista en lo que laciar el pelo se refiere.

RevistaOhlala.com se contactó con más de 20 salones de Capital Federal elegidos al azar, de los cuales 14 utilizaban formol abiertamente. Cuando se les preguntó a sus empleados y dueños si no tenían ningún prurito a la hora de utilizar formol, los argumentos fueron en general los mismos: "Sin formol no te queda bien y no te dura", "no hay peligro, desde hace un tiempo le bajaron la concentración", "ahora a los productos les ponen otras cosas y menos formol", "hacemos un tratamiento restaurador a base de keratina con sólo un 5 por ciento de formol".

En algunos casos incluso hay plena conciencia de la ilegalidad y del daño que produce este producto: "Hacemos ese tipo de alisados, pero los lunes solamente, cuando la peluquería está cerrada, sino vamos a tu casa y nos ponemos cerca de una ventana".

Además de ser potencialmente dañino, este tipo de alisados tienen un costo elevado, no apto para cualquier bolsillo. Los realizados a domicilio pueden costar entre 250 y 500 pesos, y más de 800 pesos en algunos salones abiertos a la calle, sobre todo si el cabello es muy largo. "Es un producto que vale 80 pesos y que después lo cobran una fortuna. Para nosotros es competencia desleal" dice Claudio Cerini , uno de los primeros peluqueros que se proclamó en contra de este tipo de tratamientos.

Roberto Giordano agrega: "Es un producto nocivo y lo grave también es lo abusivos que son en el tema de los precios" y añade: "Hay clientas que lo piden, pero nosotros les decimos lo perjudicial que es para la salud, tanto para el personal que lo realiza como para ellas".

La ANMAT es muy clara a la hora de enumerar los daños que puede causar el formol: cuadros alérgicos, irritación ocular y cutánea, enrojecimiento, lagrimeo, dermatitis, quemaduras, enrojecimiento, descamación del cuero cabelludo, caída de cabello, falta de aire, tos, dolor de cabeza y teniendo en cuenta el tiempo de exposición y la concentración, incluso puede provocar cáncer en nariz, faringe, laringe, tráquea y bronquios.

Cuando RevistaOhlala.com se contactó con los voceros de esta organización y consultó acerca de los usos admitidos del formol, las respuestas fueron tajantes: "Lo fundamental es que si un producto tiene formol en una concentración superior a un 0,2 por ciento, es decir como conservador, no es apto para uso cosmético en humanos. Cualquier otro uso propuesto para esta sustancia, no está autorizado por esta administración".

Aquellos que potencialmente pueden resultar más perjudicados son los profesionales que aplican el producto. "El riesgo para ellos es enorme, yo nunca le haría eso a un trabajador mío, sobre todo si tenés en cuenta que para que el alisado funcione, necesariamente tenés que usar como mínimo un 5 o un 10 por ciento de formol", afirma Cerini, quien advierte que además el resultado de este tipo de productos no es tan maravilloso como se dice: "A largo plazo arruina el cabello".

Por su parte, Alberto Sanders también ha visto resultados adversos: "hay mujeres que vienen de hacerse un segundo tratamiento con formol y presentan un deterioro importante del pelo".

En lo que a control se refiere, aún queda mucho por hacer, concuerdan los estilistas."Hay mucho desconocimiento sobre los productos disponibles para el pelo. La legislación es contradictoria, ¿porqué se puede usar un 5 por ciento en endurecedor de uñas, cuando es un potencial peligro para las manicuras? ¿y porqué los estudiantes de medicina lo pueden manipular libremente, sin ningún tipo de control?", plantea Sanders.

Giordano concuerda: "En la Argentina se expandieron estos alisados y lamentablemente desde hace casi dos años no hay control de salud pública. El 80 por ciento de las peluquerías hace estos tratamientos".

Para Cerini la situación es preocupante: "Va a haber control cuando a alguien le pase algo, como siempre. Hasta que uno de esos chicos que aplica alisados a 20 cabezas por día no tenga un problema de salud no van a hacer nada. Es difícil de controlar, pero tampoco está la intención".

Vale aclarar que ANMAT trabaja en base a las denuncias recibidas, por lo que le corresponde a cada municipalidad controlar la aplicación en peluquerías de productos ilegales.

A la hora de realizarse uno de estos tratamientos existe una serie de consejos:

- Hay que tener en cuenta que los preparados en base a formol tienen un olor más fuerte, que pica e irrita las vías respiratorias y los ojos, es por eso que muchas veces este tipo de preparados se aplican al aire libre o cerca de una ventilación.

- A su vez, los productos cosméticos tienen que cumplir con las normas de rotulado. En la etiqueta debe estar indicada la composición del producto. También tienen que constar número de lote, fecha de vencimiento y datos del elaborador o importador en Argentina.

- Se sugiere revisar los productos antes de aplicárselos y consultar a la ANMAT a través del Programa ANMAT Responde, al 0800 333 1234 o por mail a responde@anmat.gov.ar

- Finalmente, en caso de intoxicación, contactarse con, el Hospital Posadas, departamento de Toxicología (4658-7777 / 4654-6648) o con el Hospital Ricardo Gutiérrez (4962-6666 / 4962-2247).

Compartilo
 
 
Notas más leídas
Revista Ohlala