revistaohlala.com

¿Querés un auto?

Antes de tomar la decisión de comprar un auto usado, tenés que chequear un montón de cosas. Acá, te damos los tips para que no te estafen.

 
 

Cuando comprás un auto usado existe la posibilidad de que te puedan engañar por desconocer algunas reglas básicas que te permitan identificar fallas. Y, a mediano plazo, esto puede resultarte costoso. A la hora de encontrarte con el vendedor, algunos tips como estos te pueden ayudar:

1) Preguntale al dueño del auto si lleva un control sobre los cambios de repuestos o chequeos mecánicos obligatorios. Revisá el certificado de dominio, corroborá la verificación del automotor y pago de impuestos. Así también conocemos un poco el perfil del vendedor, si es una persona confiable. De esta forma, podemos saber algo por adelantado del estado del vehículo.

2) Abrí el capó, encendé el motor - debés hacerlo con facilidad- y fijate si percibís olores extraños por pérdida de fluidos o quizás salida de humo. Mirá qué color tiene. Prestá atención a ruidos anormales y a su comportamiento cuando pruebes el auto en la calle.

3) Detectá debajo del auto si hay manchas por goteo de aceite o combustible.

4) Observá si el color de la carrocería es uniforme en toda la superficie. Si no es así, es probable que la zona diferenciada haya sido arreglada para tapar algún daño.

5) La prueba del imán: Si el imán no se adhiere a la superficie entonces existe algún golpe en la chapa. Es decir, está reparado con masilla plástica y es por eso que no se ve. Las zonas más comunes son las puertas y zócalos.

6) Comenzá una revisión ocular y verificá si las uniones de puertas, capó y baúl cierran bien. ¿Los bordes de éstas partes, están derechos?. Te podés fijar también en los "nervios" de la chapa, es decir, donde están soldadas (unidas). Por lo general se detectan deformaciones o arreglos. Los paragolpes también dan indicios de pruebas que nos pueden servir a la hora de analizar el vehículo.

7) Mirá el desgaste de neumáticos (uniformidad y profundidad).

8) Probá los frenos en funcionamiento y en diferentes marchas (que no haya bloqueos, desplazamientos laterales, que la pedalera no se vaya hasta al fondo cuando la presionas, etc.)

9) Verificar la dirección con el auto en funcionamiento e identificá algún defecto anormal (dureza, temblores, desplazamientos laterales, etc.)

10) Los interiores hablan mucho también del dueño del vehículo. Hay que observar las terminaciones, mecanismos en general y funcionamiento del tablero. Controlá que la alfombra no esté mojada o húmeda, pueden ser indicios de que se haya inundado o indicar pérdida de fluidos.

Por Omar Reigada

Mirá más: ¿Sabés cambiar la rueda de tu auto? | ¡Oh, se descompuso el auto!

Compartilo
 
 
Notas más leídas
Revista Ohlala