revistaohlala.com

¿Para qué sirven los masajes?

Una introducción al maravilloso mundo de esta disciplina: cuáles son sus beneficios y cómo reconocer a un buen masajista. Dejá tu opinión.

 
 

Un buen masaje nos reconecta con nuestro cuerpo, con sus sensaciones. Nos trae a la conciencia zonas olvidadas que quizá ya no registramos, como un buen amante... Los masajes nos dan la posibilidad de habitar el cuerpo placenteramente.

Existen infinitas cantidad de técnicas: Californiano, Tailandés, Shiatzu, Reflexoterapia, Estético, Relajante, Deportivo y muchos más. Cada uno tiene sus objetivos que pueden apuntar, entre otros, a un trabajo más dirigido a un músculo acortado por stress o tras practicar un deporte, a mejorar la circulación de energía en un meridiano de acupuntura.

Es importante probar varios estilos y sobre todo varias manos porque allí reside el arte: en la mano y el corazón de quien lo brinda. Cuando sentimos que el efecto del masaje dura demasiado poco, nuestros dolores son crónicos y reaparecen al otro día, necesitamos un tratamiento de la postura y la consulta a un especialista. Nada nos impedirá seguir disfrutando de un buen masaje cuando querramos pero tal vez nuestros dolores requieran otro tipo de abordaje más complejo. El masaje no modifica la posición de nuestra columna o alivia una hernia de disco.

Por eso desconfiá de los masajistas que:

-Diagnostican y teorizan cuál médicos, kinesiólogos o chamanes iluminados.
-Aquellos que insisten en que "si te duele, te cura" y nos martirizan a nuestro costo.
-Los que se erotizan o se pasan de rosca más allá de los que nos hace sentir cómodos. Nunca debemos soportar situaciones que nos incomoden. Planteémoslo con honestidad y educación al retirarnos.
-Los que nos hablan durante la sesión sin parar.
-Los que plantean que con el masaje se modifica la postura, se cura la celulitis y el analfabetismo en el mundo.

Los masajes sirven para:

-Relajar músculos y aliviar tensiones.
-Conectarnos con nuestro cuerpo y disfrutarlo (apaguen el cerebro al entrar).
-Mejorar nuestro estado de salud y ánimo.
-Hacerle un regalo espectacular a tu mejor amiga.Idealmente, es mejor ir a tomarlo que recibirlo en nuestra casa, nuestra entrega es mayor en otro ambiente, el "viaje" es más desprendido.

Por Anibal Patricio Scharovsky, Licenciado en Kinesiología y Fisiatría (UBA)

Compartilo
 
 
Notas más leídas
Revista Ohlala